Cliserio E. Cedillo

Toda la carne

Foto: Tomada de la web
La Jornada Maya

Lunes 23 de mayo, 2016

"Defenderé el voto hasta con mi vida”, dijo Carlos Joaquín González, candidato de la coalición PAN-PRD UNE, Una Nueva Esperanza, al gobierno de Quintana Roo, luego de “echar toda la carne al asador” con el apoyo físico y moral de gobernadores, senadores, diputados federales y miembros destacados de ambos partidos. Todo esto, en medio de una cruenta guerra sucia que se recrudece a 10 días de que concluyan las campañas políticas.

Entre el sábado y el domingo pasados, Carlos Joaquín recibió las visitas del doctor Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México; Arturo Núñez Jiménez, gobernador de Tabasco; Agustín Basave Benítez, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, del senador Fernando Mayans Canabal, así como de otros destacados perredistas y panistas a nivel nacional.

La situación por la que atraviesa Carlos Joaquín no es para menos; “han amenazado a mi familia, a mis amigos y a quienes me apoyan. No respetan nada. Hay un grupo aferrado a saquear y están peleando por mantenerse en el poder a cualquier precio”.

El candidato de UNE se refiere al ex gobernador Félix González Canto y al actual, Roberto Borge, de quienes ha dicho y sostenido que en los últimos 12 años han saqueado al estado llevándolo de una deuda de tres mil millones a casi 25 mil millones de pesos. “Ese gran endeudamiento por el que cada quintanarroense tendrá que pagar 16 mil pesos, “no se justifica, no se ve traducida en obras”, ha dicho Carlos Joaquín, quien asegura que llegando a la gubernatura auditará a los gobiernos de los 12 últimos años y de haber desvíos de recursos aplicaría la Ley con todo su rigor, “caiga quien caiga”.

Lo anterior, seguramente, es la de los ataques dirigidos directamente por Manuel Andrade Díaz, ex gobernador de Tabasco y delegado del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en Quintana Roo, en cuyas declaraciones involucraba a Carlos Joaquín con supuestos narcotraficantes, como Jamil Elías Hindi, de quien dijo sería su operador financiero.

Tras la acusación, Carlos Joaquín de inmediato se deslindó, al asegurar que sí conocía a Jamil Elías, pero como presidente de la Asociación de Propietarios de Pequeños Hoteles de Playa del Carmen, antes del 2008, cuando fuera presidente municipal. Cabe informar que según un diario que lo publicó, el oscuro personaje se habría vuelto narcotraficante en el 2010.
Sin embargo, para desgracia de los oponentes de Carlos Joaquín, no pasaron ni 24 horas cuando en las redes sociales, empezó a aparecer Jamil Elías Indi en fotografías más recientes, como en el 2013, cuando fue invitado por el gobernador Roberto Borge a la Feria de Turismo en Londres y en fechas más cercanas con el propio candidato de la alianza PRI-PVEM-Panal al gobierno del estado, Mauricio Góngora Escalante.

Pero la “guerra sucia” no termina ahí, ya que, según Carlos Joaquín, a sus contrincantes representados por Góngora Escalante, “no les importa la gente, ni la desigualdad. No les importa destruir a Quintana Roo para enriquecerse”, porque “saben que acabaré con la impunidad y sus privilegios”.

Seguro del triunfo, pero a sabiendas de que enfrenta una “elección de estado” con compra de votos y conciencias, Carlos Joaquín se muestra aparentemente tranquilo al emprender su día con la consigna de saludar personalmente a dos mil ciudadanos al día.

Sin embargo, la realidad es que se enfrenta en una desigual contienda contra todo el aparato político del estado, encabezado por el gobernador Roberto Borge y el ex gobernador y senador Félix González Canto, de quien se sabe, por lo menos puso a dos candidatos, el mismo Mauricio Góngora Escalante y a Laura Fernández Piña quien hace intentos desesperados por llegar a ser la alcaldesa del nuevo municipio de Puerto Morelos, pese al abierto rechazo de un gran porcentaje de la población.

[email protected]