México SA

¿Dónde quedó la batuta?

Carlos Fernández-Vega
Foto: Jesus Villaseca
La Jornada Maya

Lunes 27 de junio, 2016

¿Dónde quedó el piloto?, dirían los clásicos, porque no sólo es sentarse en la silla principal y gozar las mieles, sino dirigir la orquesta, decidir quién y a qué hora, y coordinar cuándo, en qué tono y con qué intensidad entra en acción cada uno de los integrantes de la orquesta. Qué, cómo y cuándo, pero el presunto dueño de la batuta y su grupo musical de Los Pinos desentonan un día sí y el siguiente también, se comportan como simples rascatripas de cantina de mala muerte, y de forma permanente y disonante cada quien agarra la nota y el tono que puede y quiere, si es que lo logra.

Es un patético concurso de novatos, con el de la batuta en primera fila. Cada quien canta lo que se le ocurre y en el tono que alcance. Uno lo dice en fa, otro en re, alguien más en do y el siguiente quién sabe. Allí está el caso del ministro del (d) año, quien presume que la volatilidad cambiaria es pasajera y que el Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) no afecta a México y, de hecho, nos hace los mandados, pero el dólar roza los 20 pesos y paralelamente anuncia el segundo recorte presupuestal del año, en esta ocasión superior a 31 mil millones de pesos.

Tras conocer lo anterior, el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, públicamente celebra la medida anunciada por Luis Videgaray, y presume que a la dependencia a su cargo no le afectará tal recorte. Pero más tardó en decirlo que la Secretaría de Hacienda en notificarle que de la noche a la mañana se quedó sin mil 550 millones de pesos producto, claro está, del tijeretazo que no le afectaría.

Tras los negros acontecimientos en Nochixtlán, el siempre oportuno secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, minimiza los hechos y presume que en Oaxaca no hay desabasto como consecuencia de las manifestaciones magisteriales y los hechos de sangre del pasado domingo, y que sólo pondría en marcha un plan de apoyo para los pequeños negocios afectados.

Pues bien, minutos después de tal declaración fue el propio titular de la Sedesol (a la que, según Meade, no le recortarían el presupuesto por segunda ocasión en el año) quien confirmó, como si hiciera falta, la escasez de productos de la canasta básica en distintas regiones de Oaxaca, y la carencia de gasolina, lo que impide la distribución expedita de productos alimentarios para más de un millón y medio de personas en el estado. También, dijo, se han tenido dificultades con el abasto de leche, con la de Liconsa a la cabeza.

Y qué decir del inenarrable niño ñoño Nuño, quien rabiosamente ha bloqueado cualquier posibilidad de acercamiento con la CNTE y de forma sistemática se ha negado a dialogar con sus dirigentes. Pero, como si fuera magia, ahora sube a la palestra no sólo para celebrar la mesa de diálogo en la Secretaría de Gobernación, sino para subrayar que se trata del primer paso para resolver el entuerto, al tiempo que es una muy buena noticia que se haya logrado este acercamiento entre ambas partes.

Y como los citados, muchísimos casos más, que se repiten cotidianamente a nivel federal, estatal y municipal, en el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

Pero como en esta República de discursos nunca pasa nada y todo marcha de maravilla (esta es la única nota en la que ningún miembro del gabinetazo desentona), la Secretaría de Hacienda detalló a quiénes y en qué medida afectará el segundo recorte presupuestal de 2016. La tijera alcanzó a podar 31 mil 715 millones de pesos, y de ese monto, 41 por ciento del total (41 centavos de cada peso) afectaron –en partes iguales– a las secretarías de Educación (a cargo, es un decir, del niño ñoño Nuño) y de Salud (encabezada por el ex rector José Narro).

Al presupuesto de la Presidencia de la República (el inquilino de Los Pinos tiene que pagar los abonos del avión), Luis Videgaray no le quitó un solo centavo (ni Dios lo quiera), pero como en México si algo abunda es educación y salud, el ministro del (d) año decidió pasar la tijera sobre ellas y a cada uno de esos sectores les recortó 6 mil 500 millones de pesos. Por si fuera poco, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt, se quedó sin mil 800 millones.

Para dar una idea de qué significa el recorte al Conacyt, recordamos que en 2016 el Programa de Becas de Posgrado y Apoyos a la Calidad tenía un presupuesto poco mayor a 9 mil millones de pesos; de ellos alrededor de 8 mil 500 millones se destinan a apoyar 57 mil becas de posgrado vigentes. Entre los planes de la institución estaban más de 22 mil nuevas becas. Si se prefiere el comparativo, en 2016 el Sistema Nacional de Investigadores contaba con un presupuesto apenas por arriba de 4 mil millones de pesos, con los que se apoyaría a 25 mil científicos y tecnólogos adscritos, de tal suerte que la membresía del SNI se incrementaría 7.2 por ciento respecto a 2015.

En fin. Como Videgaray dice que nada afecta al país, el 71 por ciento del nuevo recorte presupuestal se concentra en cuatro secretarías y las entidades no sectorizadas: Educación Pública, Salud (6 mil 500 millones de pesos cada una), Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (4 mil 205 millones), Comunicaciones y Transportes (2 mil 174 millones 500 mil pesos), y a dichas entidades 3 mil 100 millones.

La masacre continúa con las secretarías de Gobernación, con un recorte de mil 88 millones de pesos; Relaciones Exteriores, 632.4 millones; Economía, 600 millones; Trabajo y Previsión Social, 20 millones; Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, mil millones; Medio Ambiente y Recursos Naturales, mil 664 millones; Energía, 90 millones, y Turismo, 705 millones. A la Comisión Reguladora de Energía le restan 50 millones y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos 35 millones.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, del recorte total, 91.7 por ciento corresponde a gasto corriente, y el restante 8.3 por ciento a gasto de inversión. Eso sí, el ministro del (d) año presume que este segundo recorte presupuestal no incluye a Petróleos Mexicanos. Qué bueno, pero ya le habían recortado (sólo en 2016) 100 mil millones de pesos. ¿Quería más?

Entonces, si alguien sabe dónde quedó el gobierno, favor de notificarlo. Urge.

Las rebanadas del pastel

En España ni fu ni fa, nadie se pone de acuerdo y se mantiene el atorón político… La siempre bella República de Panamá inauguró ayer la histórica ampliación de su famosísimo cuan magistral canal istmeño, y el primer barco en cruzar sus nuevas esclusas fue de bandera china. Más de 30 mil trabajadores participaron en la majestuosa obra.

Twitter: @cafevega

D.R.: [email protected]