En momentos difíciles, unidad con el gobierno

Ahora o nunca

Francisco J. Rosado May
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Viernes 3 de febrero, 2017


Los retos que pintan para Quintana Roo este año no son nuevos, pero tampoco podemos olvidarlos. En lo absoluto imaginé que el pasado 17 de enero seríamos testigos de una violencia inaudita en el norte de nuestro estado.

Lo que recién pasó en Playa del Carmen ha sido abordado con bastante amplitud. Los editorialistas de varios medios nacionales han hecho la descripción y análisis que el caso amerita. La tinta ha corrido en una buena cantidad de notas y editoriales.

Lo que esas notas y editoriales no han hecho, e ignoro si las próximas lo harán, es un llamado dirigido a los quintanarroenses para olvidar divergencias y trabajar con nuestro gobierno hombro con hombro.

Si Cancún se pierde, como ha pasado con otros destinos turísticos del país, todos en Quintana Roo perdemos.

Ojalá que la sociedad civil organizada manifieste enérgicamente su desacuerdo ante los hechos violentos. Yo condeno la violencia y espero que el gobierno, una vez pasada la emergencia, genere condiciones para tejer alianzas con los ciudadanos y consolidar mecanismos que pongan un alto a la corrupción y la impunidad, combustible para esos escenarios de violencia. Ojalá que gobierno y ciudadanía nos unamos como nunca para enviar un mensaje fuerte al mundo de que podemos mejorar, podemos evitar esos problemas, podemos combatirlos, podemos ofrecer seguridad a visitantes y locales, podemos erradicar corrupción e impunidad, podemos vivir en paz. No hay otra forma para que esta gallina de huevos de oro que aún tenemos, el turismo, siga viviendo.

Incluso, el gobierno debe promover la participación ciudadana para así mantener en forma sostenible a esta gallina, de la cual todos nos beneficiamos.

Con esa participación ciudadana y funcionarios capaces, con buena formación, experiencia y, sobre todo, con sólidos valores y principios éticos, tendremos el Quintana Roo que todos deseamos para nuestra generación y las futuras.

Si no proyectamos una imagen, al interior y al exterior, de cohesión interna y alto apego a la transparencia, de unidad entre gobierno y ciudadanos, o alguna otra que tenga el mismo fin, estaremos mucho más vulnerables a situaciones como la emisión de un warning por parte de Estados Unidos u otros países, y el turismo se desplome. Se desincentivará mucho más la inversión externa en el estado y aumentaría el desempleo en un contexto económico nacional muy difícil.

No hay mucho margen de maniobra, es ahora o nunca.

San Francisco de Campeche
[email protected]