Ayotzinapa 'marcará gobierno de EPN': Hernández

Fuerza Armada en materia de seguridad es un 'cinismo social'

Sandra Gayou y Paul Antoine Matos
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Domingo 19 de marzo, 2017

“Si se aprobara la ley de Seguridad Interior, que plantea el uso de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad pública, en detrimento de las policías estatales y municipales, ello sería la rendición del Estado mexicano al Ejército”, manifestó la periodista Anabel Hernández.

Tal acción, declaró en entrevista con La Jornada Maya durante la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey) 2017, sería el sometimiento del presidente Enrique Peña Nieto ante el Ejército, lo cual se trata de “un cinismo social” de la clase política.

Autora del libro La verdadera noche de Iguala, en el que se expone la historia que el gobierno trató de ocultar sobre la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en Guerrero, Hernández afirmó que cuando presentó el libro a finales del año pasado, el secretario de la Defensa Nacional, el general Salvador Cienfuegos, dio un ultimátum a Peña Nieto para emitir la ley.

En caso de que se apruebe esa ley, ocurrirían más casos como la desaparición de los 43 normalistas, debido a que "cuando el Ejército arriba a una población la tendencia es que la violencia, los crímenes y las violaciones de los derechos humanos crecen", consideró la periodista.

“Son parte del problema, no la solución”, dijo, porque cuando arriban a un lugar se generan más sobornos, el negocio de la droga y el crimen organizado se encarece.

Acusó al gobierno de crear una farsa con la “guerra contra el narco”, porque no existe, sino que en realidad las autoridades mexicanas apuestan al cártel como el mejor postor.

Ayotzinapa no se olvida

Anabel Hernández afirmó que la desaparición de los normalistas “marcará el gobierno de Enrique Peña Nieto” y pasará a la historia porque era un caso que pudo resolverse en 72 horas, pero se convirtió en una forma de encubrir un crimen, en el que el gobierno federal participó.

El de Ayotzinapa destaca sobre otras desapariciones porque “eran los pobres entre los pobres, humildes”, características que la mitad de los mexicanos tienen.

Consideró que, tanto el 26 de septiembre del 2014, como el dos de octubre del 1968 (Matanza de Tlatelolco), fecha que conmemorarían los normalistas, son una analogía de la impunidad. “Por razones diferentes, pero de impunidad”.

Declaró que la Procuraduría General de la República (PGR) conoce las pruebas de balística que coinciden con armas de uso exclusivo del Ejército, además de que aquella noche los militares estaban en las calles vestidos de civiles, bajo orden del 27 Batallón de Infantería.

La razón de la desaparición, según publicó en su libro, se debió a que los normalistas robaron dos autobuses con dos millones de dólares en heroína, por tanto el Ejército y los cárteles, bajo órdenes federales, decidieron eliminar a los testigos.

Consideró que su labor como mujer no está en peligro por su género, sino por su profesión de periodista, en un país donde ejercer ese trabajo es un peligro, tanto que ella recibió amenazas de muerte.

Apenas ayer, fue asesinado el primer periodista en la administración de Miguel Ángel Yunes Linares, en Veracruz. Ricardo Monlui Cabrera, columnista en el Sol de Córdoba, fue matado a quemarropa en un restaurante del municipio de Yanga.