Inseguridad empieza a frenar turismo en México

Ejecuciones, balaceras y cadáveres, carta de presentación en seguridad

Carlos Águila Arreola
Foto: Archivo / La Jornada
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Domingo 18 de junio, 2017

El índice de competitividad de viajes y turismo publicado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), sostiene que las ejecuciones, balaceras y hallazgos de cadáveres “son la carta de presentación en materia de seguridad de las entidades mexicanas”, y advirtió que eso llevaría a los turistas a no seleccionar a México como destino.
En tanto, el general Gustavo Nieto Navarro, comandante de la X Región Militar, aseguró que Benito Juárez, donde este lunes inicia la 47ª Sesión Ordinaria de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), está dentro de los 50 municipios que requieren atención prioritaria ante el incremento de la delincuencia organizada.

El estudio del organismo internacional reveló que aunque México está en la posición 22 de 136 países, en seguridad se ubica en la posición 113. Es decir, junto con la sustentabilidad ecológica de la infraestructura turística, la inseguridad es uno de los principales obstáculos que empiezan a frenar el turismo hacia México.

En Quintana Roo, la tasa bajó de 17.36 a 10.19 entre 2012 y 2016, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública; sin embargo, las 67 ejecuciones del año en Cancún, la balacera en el Blue Parrot de Playa del Carmen, y el ataque a la Fiscalía General del Estado se esparcieron por todo el mundo y volverán a elevar ese índice.
Acapulco, el otrora paraíso turístico mexicano, ha vivido una escalada de violencia: la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes en Guerrero fue de 56.50 en 2015, y de 61.67 en 2016. A nivel municipal, supera la estatal y se ubica por encima de 80 víctimas.

Como siempre

El documento advierte que “las malas noticias cuentan e impactan en el turismo”, y que en Quintana Roo la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes va en aumento, sólo después de Guerrero –la entidad con la mayor cantidad–, la Ciudad de México, Baja California y Baja California Sur.

“Si México no tuviera los recursos naturales y culturales que tiene, la inseguridad alejaría a más turistas”, concluye el estudio del WEF, lo que bajó de la nube a funcionarios como la secretaria estatal de Turismo, Marisol Vanegas Pérez, y a la iniciativa privada, empecinados en minimizar la gravedad de la inseguridad en Cancún, en aras de “no alejar a los visitantes”.

Eloy Peniche Ruiz, del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) –hoteleros, restauranteros, agencias de viajes e inmobiliarios–, dijo “hay cosas más buenas que hechos como esos, que no debemos ensalzar”.

Y señaló que “afortunadamente la Zona Hotelera está sin problemas”, pese a ejecuciones y el hallazgo de dos cuerpos descuartizados en maletas, horas después de la balacera en el centro que dejó un muerto y cuatro presuntos sicarios detenidos, entre esos dos heridos.

Nieto Navarro precisó que se requiere de la participación de las fuerzas armadas porque la ola de violencia que azota a Cancún es de gente local con una “franquicia” de los grandes cárteles, y reveló que los elementos del Cuerpo de Fuerzas Especiales o Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE, como era conocido), ya se retiraron de la entidad.
Por si fuera poco, el primer mes de Julián Leyzaola Pérez como asesor de “seguridad” dejó 20 ejecutados, y los estados de Yucatán y Campeche sellaron sus fronteras con la entidad quintanarroense para evitar el “efecto cucaracha” tras los recientes hechos delictivos, y evitar que los delincuentes intenten refugiarse en esos estados vecinos.