Verdad informativa y libertad de opinión

Transparencia y pluralidad de voces

Carlos Meade
Foto: Fabrizio León
La Jornada Maya

Jueves 06 de julio, 2017

En una sociedad descompuesta como la mexicana, donde el gobierno y las grandes empresas han perdido toda credibilidad, son contados los medios de información que no se han convertido en comparsas de mafias políticas o de grupos empresariales corporativos. Esto significa que, además de los graves problemas sociales, políticos y económicos, estamos atravesando una profunda crisis de credibilidad. Nadie cree en las declaraciones de funcionarios, legisladores y magistrados; nadie cree en los partidos políticos; nadie cree en el Presidente del país; nadie cree en los noticieros de la televisión, ni en los periódicos.

Como ponemos en duda todo lo que se ventila en los medios de comunicación, las redes sociales se han convertido en el espacio virtual donde se busca la verdad, en medio de marañas indescifrables de chismes, rumores e información falsa que se siembra con objetivos obtusos. Así, no es tan fácil afirmar que los nuevos canales de comunicación abiertos por el internet sean una fuente confiable de información.

Mientras tanto, los cada vez más escasos medios comprometidos con la verdad informativa son asediados por los poderes fácticos que se sienten afectados. La amenaza, el chantaje, la agresión y el asesinato son las formas criminales con que se combate al periodismo responsable, a los periodistas que día a día trabajan por develar la realidad y ofrecerla a sus lectores.

Después de 2 años de estar en circulación en la península de Yucatán, es necesario reconocer que La Jornada Maya vino a traer oxígeno al medio periodístico de la región, asfixiado por una prensa sometida a intereses ajenos a la responsabilidad de informar con veracidad y libertad.

La Jornada Maya ha contribuido a abrir espacios a la libertad de expresión, a la exposición de la verdad informativa y a la pluralidad de opiniones, sin las cuales no se puede hablar de democracia.

La libertad de cuestionar, de opinar, de proponer frente a los complejos problemas por los que atraviesan las sociedades peninsulares se ha garantizado gracias al proyecto informativo que dio origen al diario La Jornada, cuyos valores, principios y experiencia se pusieron a disposición de reporteros, columnistas y líderes de opinión, para generar un medio crítico que pronto se ganó la confianza de los lectores a lo largo y ancho de la península de Yucatán.

Los retos para que este proyecto informativo y crítico se consolide y crezca son enormes. La problemática social, con su cauda maligna de injusticia, corrupción, impunidad, caciquismo, desigualdad, pobreza, exclusión y deterioro ambiental, obliga a la difusión oportuna de información veraz, que ayude a entender la realidad para que se pueda actuar sobre ella; obliga al análisis crítico y propositivo, que encauce los esfuerzos de los actores sociales para enfrentar los problemas.

Cumplir con este compromiso de transparencia informativa y de pluralidad de voces críticas y responsables es un reto que todos los colaboradores de La Jornada Maya debemos asumir con seriedad, entusiasmo, creatividad y profesionalismo.