Mujeres en el poder

Por un verdadero cambio

Rogerio Castro Vázquez
Foto: Valentina Álvarez Borges
La Jornada Maya

Miércoles 30 de agosto, 2017

En el presente siglo la participación de las mujeres en política ha tomado un papel central en la vida pública del país, en este sentido podemos observar que la mayoría de votantes son mujeres, así lo confirman las estadísticas del INE donde existen casi 45 millones en la lista nominal, esto representa más del 51 por ciento del total. En el estado no es la excepción, la mayoría son mujeres, pues contamos con más de 770 mil con el mismo porcentaje por encima de los hombres. Ahora bien, cuál ha sido la participación de las mujeres previo y después a la reforma constitucional del artículo 41 que eleva a rango constitucional la equidad de género para la selección de candidatos y candidatas para cargos de elección popular.

En Yucatán, el contexto es que tenemos un Poder Ejecutivo dominado por hombres, todos los secretarios de estado pertenecen a ese género; un Poder Legislativo que se compone en un 36 por ciento de mujeres y los Ayuntamientos, donde tenemos ocho mujeres presidentes, representan poco más del 7 por ciento y 43 por ciento de regidoras, es decir tenemos un gobierno con mayoría de participación masculina. Lo cual significa que, pese a los esfuerzos del IEPAC para reformar la Constitución y establecer la equidad en el Congreso, durante la elección pasada, que por cierto tres legisladores panistas impugnaron, se sigue minimizando la participación política de las mujeres en el gobierno.

Yucatán requiere romper con el conservadurismo, girar a políticas progresistas que permitan establecer la justicia social y regeneración moral del gobierno, demostrando más sensibilidad y empatía con los yucatecos; para lograrlo, el papel de las mujeres es fundamental, es lo que necesitamos en la actualidad en un estado donde el abandono a los jóvenes y comunidades rurales es evidente; en el que tenemos un gobierno insensible ante los problemas sociales, desempleo y falta de oportunidades que trae como consecuencia el aumento de conductas antisociales e inseguras.

En Morena estamos fuertemente representados por la juventud y el género femenino, debemos reconocer el gran trabajo que han realizado dos mujeres extraordinarias que nos representan con la actitud de servicio que se requiere para sacar adelante al estado: Alpha Tavera Escalante, presidente municipal de Valladolid y Jazmín Villanueva Moo, legisladora local. Al frente del municipio, la “maestra Alpha” ha sabido sortear los problemas y complejidades heredados por la administración anterior del PRI, con una propuesta de gobierno basada en la honestidad y sensibilidad para gobernar, además que ha demostrado una gran eficiencia en la aplicación de recursos y capacidad de gestionar ante la Federación y el gobierno estatal. Es una figura institucional fuerte y un contrapeso a la política estatal plagada de corrupción, frivolidad e ineficiencia.

Por otro lado, en el Congreso local la joven diputada, Jazmín Villanueva Moo, ha enfrentado con fortaleza los golpes a la economía de los yucatecos como el aumento al reemplacamiento y endeudamiento público a pagar por muchos años, actuando con congruencia y defendiendo los intereses populares.

En este contexto, me atrevo a decir que para el 2018 Yucatán requiere de un cambio, necesitamos un gobierno sensible y las mujeres están capacitadas para encabezarlo, la historia lo demuestra. Para romper el conservadurismo, requerimos de una revolución; no se trata de convertir el paternalismo, utilizado para criticar lo poco que se destina a las mayorías, en “maternalismo”, ni el patriarcado en matriarcado, es refrendar la necesidad de equilibrar el poder; que hombres y mujeres con las mismas oportunidades hagan buenos gobiernos y sensibles, pues aquéllas han demostrado su capacidad, por eso estoy seguro que pueden y deben encabezarlo hacia el 2018.

Mérida, Yucatán