Actividad ostrícola en Carmen, al borde de la quiebra

Incremento en pirataje ha bajado ventas, reconoce Rafael Noble

Gabriel Graniel Herrera
La Jornada Maya

Ciudad del Carmen, Campeche
Miércoles 13 de septiembre, 2017

El desmedido incremento en el pirataje, mantiene a la actividad ostrícola de la isla al borde de la quiebra, afirmó el presidente de la Sociedad Cooperativa “Los Tamarindos”, Rafael Noble, quien hizo un llamado a las autoridades de la Secretaría de Pesca y de Salud, a incrementar sus operativos de vigilancia.

Expuso que desde hace algunos años, el pirataje de personas que no cuentan con los permisos, ni con las medidas sanitarias, se han dedicado de manera ilegal a la explotación de los bancos ostrícolas de la isla, lo que ha ocasionado una paulatina baja en las ventas.

Muchos piratas

Explicó que en diferentes partes de la ciudad, se expende bolsas de ostión y tal vez a un precio mucho menor que al que se vende en la planta. Sin embargo, este producto no reúne los estándares de calidad y sanidad que les son exigidos a ellos.

“El número de personas que se dedican a la extracción del ostión en Carmen, ha crecido de manera importante y desmedida, sin que las autoridades hayan podido frenarlo, causando un gran perjuicio a los pescadores”, señaló.

Destacó que ante las condiciones climatológicas imperantes, desde el sábado no han salido a la mar; no obstante, en los mercados de la isla es posible encontrar producto, lo cual, no sólo les afecta, sino que pone en riesgo la salud de quienes lo consumen.

“Los pescadores piratas pueden dar el producto a un precio más bajo, pero no tienen la obligación de pagar los estudios que se hacen al ostión que expendemos, ni tampoco otros impuestos que en el caso de la planta se pagan”, acotó.

Llamado a las autoridades

El dirigente de los pescadores dijo que esta situación, está poniendo en riesgo la estabilidad de 19 integrantes de esta cooperativa, ya que las bajas ventas, los están llevando a la quiebra.

Hizo un llamado a las autoridades de la Secretaría de Pesca y Acuacultura, para que incremente sus acciones de vigilancia en la zona, mientras que a la Secretaría de Salud, a través de la Copriscam (Comisión para Riesgo Sanitario), para que decomisen todo el producto pirata que se expende en los mercados.