Decretos de ANP's buscan intereses políticos

Poca seriedad del gobierno en protección ambiental

Carlos Águila Arreola
Foto: Info QRoo
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Jueves 23 de noviembre, 2017

La Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano, decretada Área Natural Protegida (ANP) por el presidente Enrique Peña Nieto, fue hecha al vapor por intereses y presiones políticas, más que por deseos de protegerla.

Miguel Alejandro Rivas Soto, campañista de Océanos de Greenpeace México, y Lorenzo Álvarez Filip, investigador principal de la organización no gubernamental Laboratorio de Biodiversidad Arrecifal y Conservación (Barco Lab), consideraron que hay “poca seriedad del gobierno en protección ambiental”.

En el marco de la presentación de su estudio Estado de conservación de los arrecifes de coral de la península de Yucatán, en alianza con Greenpeace, Lorenzo Álvarez, reconoció el incremento de ANP’s en la región y destacó que hasta 2016, alrededor del 80 por ciento de los arrecifes estaba dentro de una de esas áreas en la costa de Quintana Roo.

“Por cuestiones que lindan en el interés de conservación, y sobre todo en el de presiones políticas” la Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano “se hizo tan grande, básicamente porque México tiene firmados acuerdos internacionales en los que debe llegar a proteger una parte muy importante de sus mares.

“El problema es que atrás de la reserva no hay mucho estudio científico, ni validación de la academia por protegerla, fue simplemente un área que se encontró (y) fue hecha al vapor, esa es la verdad”. Pidió no conformarse con tener una mega-área natural de cinco millones 662 mil 859.1 hectáreas.

Recordó que se enteró de que estaban haciendo el diseño alrededor de octubre-septiembre de 2016, “fue muy rápido, para diciembre ya tenían el mapa; hubo una consulta, pero fue un proceso platicadito, la respuesta que recibimos fue ‘gracias por tu opinión’; vamos a tomar cartas en el asunto después”.

La gallina

Por su parte, Miguel Alejandro Rivas, integrante de Greenpeace México señaló que “nunca hubo una planificación, mucho menos un consenso académico de cómo se tienen que establecer las áreas protegidas. No puede ser que el gobierno mexicano siga con su ofertón de anp’s, las que decreta son dibujadas y simplemente de papel”. Llamó al gobierno federal, “ya que está declarando un montón de áreas naturales, que aproveche el informe para que sepa cómo está lo que se supone está protegiendo desde hace un año”, y al de Carlos Manuel Joaquín González a priorizar el tratamiento de aguas residuales en Quintana Roo porque “no debemos matar la gallina de los huevos de oro”.