Caifanes sigue en busca de su identidad: Saúl Hernández

Falta sacar un disco que aborde quiénes somos y en donde estamos, sostiene el vocalista

Paul Antoine Matos
Foto: Raúl Angulo Hernández
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 24 de noviembre, 2017

Caifanes, 30 años después de su creación, continúa en busca de su identidad. Lo hace a través de una gira de conciertos que mañana llega a Mérida por segunda vez en este año, en esta ocasión en el Coliseo Yucatán, pero también con un nuevo disco, a 24 años de El nervio del volcán, su último álbum de estudio.

Saúl Hernández, vocalista de Caifanes, platica con La Jornada Maya sobre la trayectoria y los nuevos proyectos. Para buscar su identidad. “Somos seres humanos que constantemente vamos cambiando; la identidad es un ejercicio de cambio”, expresa al otro lado de la línea telefónica.

“Pero hay un punto de partida -dice Saúl- eso ya está. A Caifanes le falta sacar un disco nuevo, que aborde quienes somos, a donde queremos ir, porque estamos donde estamos Un disco que comparta estas inquietudes y preguntas”.

Ese disco sería como volver al origen, a la semilla. Al primer disco, Caifanes. “Lo importante es regresar a un rincón creativo, olvidar lo que está afuera y concentrarse en lo que se tiene que hacer. Creo más en la esencia que en la forma. Que se cree el mismo ambiente de hace 30 años, ilusión, misterio, amor, ganas y hambre de hacer cosas”.

Sería “regresar a tu estado original. Un disco partiendo de la nada”.

Ya tienen algunas canciones para preparar el nuevo álbum, menciona. Quieren juntar una base sólida de canciones para seleccionarlas y entrar al estudio, eso significa que tendrán que abrir un espacio en el calendario de 2018 en el que la gira pare y retornen al estudio, para el montaje, la producción y publicación.

En las canciones de Caifanes la identidad mexicana influye en la letra y la música. Para el líder de la agrupación esa identidad es latente, se transforma y cambia de piel, pero sigue en una búsqueda.

Las canciones, dice Saúl Hernández, son el hilo conductor de dónde estamos musicalmente hablando en una cosmogonía mexicana.

“Estamos en una reafirmación de nuestro propio camino. Hubo una pausa de 17 años, pero desde la primera tocada, tras retomar el grupo significó empezar a reconocer territorios y reafirmar caminos. Y la identidad está alrededor de nosotros, es nuestra herramienta de supervivencia”.

Considera que la identidad de México son muchas. El México profundo en el que nosotros mismos nos reencontramos por su cultura, cosmología y valores de la gastronomía, la pintura y la cultura, pero también el México ajeno a esto, frío y cómodo, señala.

Es extraordinario que el arte crea puntos de comunicación, en ellos está México conectado. Hay fibras conectada entre ambos Méxicos”, declara.

Parte de México son también los indígenas, que Saúl considera viven en una decadencia muy grande, que es la misma de todo el país. “No podemos hablar de un México en vías de prosperidad y de crecimiento, cuando por otro lado pisoteamos y maltratamos a nuestra propia gente”, afirma.

“El gran Villoro dice, en uno de sus libros de filosofía, el momento en el que el mestizo –que somos la mayoría– nos acerquemos al verdadero mexicano y logremos esa reconciliación, del mestizo al mexicano, no viceversa, y nos estrechemos la mano, hablemos al tú por tú con los ojos de frente y sintiendo la misma profundidad de igualdad, entonces México cambiará”.

El líder de Caifanes señala que es importante la participación de la vocera del Concejo Nacional Indígena, María de Jesús Patrico Martínez, Marichuy, como precandidata a la presidencia de México. “Nos puede dar una frescura políticamente hablando, es necesario que existan candidatos como ella; es un paso importante para poder creer y crear una democracia en este país”, menciona.

“Vivimos en un sistema injusto, donde las garantías no son garantías, con una oligarquía absurda en la que vivimos y entraremos en un camino electoral”, agrega.

30 años

Hace 30 años la Ciudad de México era fundamental en el Rock en tu idioma, la escena musical del rock latinoamericano con bandas como Soda Stéreo o El Tri. En Rockotitlán, sobre Insurgentes, Caifanes debuta.

Tres décadas después, el grupo conformado por Saúl Hernández, Diego Herrera, Sabo Romo y Alfonso André sigue vigente. Esa es la intención de la gira actual, afirma Saúl, agradecer al público por la trayectoria de Caifanes, aún cuando el grupo no tiene disco, ni video, nada pero sí tiene la aceptación y el apoyo.

La clave de la permanencia de Caifanes es que la música es atemporal, considera. “La conexión con las letras, las canciones, la música, cuando se rompe una brecha generacional y se da un oleaje constante, donde la música navega sin tener conciencia del tiempo ni de los espacios”, expresa.

La música de Caifanes es un vínculo familiar en el que se pasa la estafeta, una marea en el que el padre, el tío o el hermano mayo hace que sus seres cercanos descubran las canciones.

Aun con la transformación del Internet, donde con un dedo bajas en tres minutos un disco y se extraña a los discos de vinil, que al comprarlos en la tienda de música llena de portadas “era un viaje”, es importante que se aprovechen los medios, afirma. Y, mientras existan los conciertos en vivo, desde un bar, una cantina o un clandestino hasta un gran estadio, estamos vivos, reconoce.

El de mañana es el segundo concierto en Mérida este 2017. En enero tocaron en el marco del Mérida Fest en la Plaza Grande. Ese contexto, rodeado de arquitectura y abrazados por el calor de la gente que se desbordaba por las calles, fue un gran concierto, dice.

En esta ocasión en el Coliseo Yucatán preparan canciones inéditas para el público yucateco en un concierto de Caifanes en vivo, por lo que será un recorrido a través de la historia del grupo.

Sobre la península de Yucatán, Saúl Hernández considera que hay “mucha magia”. Él y su esposa, Julia, han recorrido las carreteras y cada 15 minutos pasan por los pueblos peninsulares.

“No es una península, es un universo, con la cosmología de sus pueblos”, dice. En cuanto a música destaca el acervo con grandes compositores, con características y ritmos únicos en el país. “Me nutre de muchas cosas, geográficamente, culturalmente, socialmente”.