Radio, con menor presencia entre audiencias jóvenes

Yucatecos se informan en internet, más del 10 por ciento lee, pero cero por ciento escucha radio

La Jornada Maya
Foto: Cortesía

Mérida, Yucatán
Martes 13 de febrero, 2018

Las primeras frecuencias de radio en Yucatán aparecieron en los años 40 del siglo XX, y desde entonces ese medio informativo y de entretenimiento ha sido parte del crecimiento y desarrollo socioeconómico y político del estado.

En la actualidad, las estaciones radiofónicas en Yucatán pierden terreno, principalmente entre la gente joven, ya que las plataformas cibernéticas, el Internet, las redes sociales son una dura competencia.

Al celebrarse este martes el Día Mundial de la Radio, dialogamos con tres importantes actores del quehacer radiofónico y cuestionamos la presencia de la radio entre los grupos sociales. Es importante destacar que una evaluación realizada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) sobre aspectos de contenidos políticos y su presencia entre los jóvenes, colocó a la radio con cero puntos de presencia.

Con opiniones muy distintas, pero reales, Addy Pérez Echeverría, conductora de radio, ex dirigente de la Asociación de Locutores de Yucatán; Andrés Tinoco, docente universitario, productor radiofónico en Radio Universidad; José Francisco Chi Lavadores, locutor con más de 50 años en el medio radiofónico; y Laura Castro, periodista, editora, productora radiofónica, ofrecieron sus puntos de vista.

Entre las coincidencias ofrecidas por los cuatro entrevistados destacan: el poco o casi nulo valor de los contenidos para jóvenes; el claro avance de las nuevas tecnologías que imponen su presencia en este sector de la población; la poca creatividad de los concesionarios para hacer competitivo el medio; y la necesidad económica, antes que la profesional para impulsar nuevos productos radiofónicos.

De esta manera, desde la óptica de Addy Pérez, la radio ha perdido presencia y capacidad comunicativa ante los pobres contenidos, una deficiente intención de la radio yucateca por comunicar y sólo vender.

"Uno de los problemas es que ahora todo está en las redes sociales, los muchachos escuchan su música en las plataformas, ahí no hay comerciales y seleccionan su música y no les imponen temas o propuestas que no desean escuchar", apunta.

Es importante decir que, la evaluación realizada por el organismo empresarial tenía como objetivo analizar la penetración de la radio en aspectos de información política entre los jóvenes (personas menores de 30 años).

En cifras contundentes, más del 80 por ciento de los jóvenes yucatecos se informan en internet, un poco más del 10 por ciento lee o encuentra información en impresos, pero cero por ciento escucha radio para tener un referente informativo noticioso.

Para el comunicólogo Andrés Tinoco, la radio se transforma desde su contenido y su visión de impacto. Productor y locutor en Radio Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Tinoco Ceballos apunta: "la radio cultural tiene un cometido diferente a la comercial, ciertamente buscamos el reflejo de nuestras emisiones entre los universitarios, pero también es importante establecer que el hábito de la radio entre los jóvenes se está perdiendo".

"La radio comercial ofrece contenidos superficiales que obedecen a estrategias comerciales, es notorio que el lenguaje es de acuerdo al destinatario de ese mensaje, pero es claro que no comunican", agrega.

Tinoco dice que hay un reto muy importante para la radio para seguir teniendo presencia entre el sector juvenil, porque es claro que ahora quienes escuchan la radio son personas adultas y muchas veces ancianos, que crecieron como radio oyentes y son fieles a ciertas señales de radio que mantienen sus contenidos.

En su opinión, Francisco Chi Lavadores asegura que "la radio está lejos de los grupos juveniles porque ya no se hacen programas para jóvenes. Los jóvenes no tienen aspiraciones en el cuadrante. La radio es una sinfonola que va quedando obsoleta y que se extravía en su mensaje".

Uno de los problemas más graves es que los radiodifusores, los pocos que quedan en Yucatán, advierten más su necesidad económica que el valor de la información y sus contenidos para la sociedad, responde. Las noticias no representan un valor económico para los permisionarios, salvo en tiempo electoral, el personal de noticias de las empresas radiofónicas en mal pagado y sin oportunidad de creatividad, sujetos a censura en valor de la necesidad del radiodifusor”, repone el entrevistado.

Chi Lavadores, quien transmite desde una estación de radio por internet, asevera que "los radiodifusores no aplican la Ley de Radio y Televisión, aun y cuando es obsoleta, data de 1960".

"Sólo quedan dos grupos de radiodifusores yucatecos y en este momento son cada vez más presionados por las cadenas naciones a transmitir los programas que ellos venden a precios muy altos y aquí pagan por nada".

"Aunque quieras comprar tiempo al aire para transmitir un programa, el radiodifusor te pone las tarifas más altas a fin de evitar que vayas sobre sus principios religiosos y morales, y nadie aguanta tener un programa de radio sujeto a la censura de una empresa", recalca el veterano periodista radiofónico.

El problema de la radio en Yucatán es muy complejo, manifiesta Laura Castro Gamboa, conductora de radio y productora por mas de tres décadas. Tenemos un reto muy grande los comunicadores para acercarnos a los jóvenes en este momento, dice. Es definitivo que la radio ha perdido presencia entre este sector de la población, pero también, dentro de la crisis hay oportunidades.

Laura Castro detalla que se deben hacer contenidos más breves, más sencillos, más directos y buscar que la información llegue al mayor número de personas. “Mi público no es juvenil, argumenta, pero debo de ser incluyente y por ello mis mensajes tienen que ser con el lenguaje actual, que los jóvenes perciben y hablan y así establecer que ellos también podrán entenderme”.

"Es claro que desde la radio también tengo que estar en redes sociales, porque de otra forma me quedo a la mitad de mi proyecto. Pero hay que entender que, quien tiene un micrófono es un líder de opinión y debe de ser responsable de su mensaje, de su capacidad de interlocución, de su proyección, ejemplo de trabajo y corresponsabilidad informativa", opina.

"Todos los que estamos en la radio somos influenciadores, tenemos que saber llegar a nuestro público, pero hay que prepararse, crecer intelectualmente, documentarse, tener credibilidad y también un compromiso con nuestro público y a todas las personas que reciben nuestros mensajes".

"Es evidente que desde la radio se abusa de la comedia para llegar al público popular, pero esto es una falta de respeto, porque subestiman el valor de las personas, el pensamiento y las creencias de los grupos sociales más desprotegidos y poco o nada se hace para merecer que la población se eduque, crezca y sea autocrítica de la situación en la que vive", concluyó la entrevistada.