Sufrir un robo, un atentado contra la tranquilidad: Ramírez Aguilar

Policías estatales trabajan bajo el efecto del alcohol, asegura Gamboa Sosa

Óscar Rodríguez
Foto: Fernadno eloy
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 20 de febrero, 2018

Sufrir un robo en tu domicilio no sólo significa una pérdida de tu patrimonio, sino un atentado contra la tranquilidad, sentenció el presidente de la delegación en Yucatán de la Asociación Mexicana de la Construcción (AMIC), Carlos Ramírez Aguilar, quien sufrió en carne propia, el amargo sabor de que un extraño entre a tu casa y se apodere de tu patrimonio.

Dirigentes empresariales coincidieron en señalar que delitos como el robo a casa-habitación son cada vez más comunes, debido a la falta de seguridad que existe en algunos lugares, lo cual es alarmante y más aún cuando los policías estatales trabajan bajo el efecto del alcohol, denunció la presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias de Yucatán (Ammeyuc), Carmen Lorena Gamboa Sosa.

La empresaria recordó que apenas el pasado lunes 19, un grupo de policías con evidente aliento alcohólico ingresó a las inmediaciones de la Gran Plaza donde le pidieron sus documentos con el pretexto de realizar una revisión de rutina, sin embargo, los comerciantes de ese lugar detectaron que los agentes tenían aliento alcohólico.

Gamboa Sosa externó su preocupación por el estado en que laboran los policías, toda vez que manejan armas e ingresan a lugares de gran afluencia de personas, lo cual puede ser una mezcla mortal.

“Ayer (por lunes) hubo una situación precisamente en la plaza, personas se acercaron a unos familiares y les dijeron que estaban pasando estas personas (los policías) con aliento alcohólico, a mí sí me preocupa porque estas personas van armados, la familia no está armada, entonces, ojo con la seguridad de Yucatán”, reveló.

Me robaron la tranquilidad

Por su parte, Ramírez Aguilar, presidente de la AMIC en Yucatán, recuerda el día que le robaron una de las cosas más preciadas que tiene cualquier persona, su tranquilidad, por lo que ahora tuvo que colocar cámaras de video vigilancia y sistemas de alarma para tratar de vivir normalmente.

“Ya compré cámaras para poder tener esa seguridad, tuve que reforzar puertas, ventanas, sí hemos sentido, de dos años para acá que han empezado esos problemas en el vecindario, no sólo en mi domicilio, sino a los vecinos de enfrente ya les ha tocado, a los vecinos de la zona les ha tocado, cuando entraron a robarme no me robaron sólo dinero entraron a buscar y sólo había una cartera con 200 pesos, pero lo que sí se robaron fue mi tranquilidad que eso para mí sí es muy preciado”, dijo.

Consideró que parte de la creciente inseguridad se debe al efecto “cucaracha”, toda vez que personas de otros estados que son perseguidas por sus autoridades de otras entidades recalan en la entidad donde se aprovechan de la buena fe de los yucatecos.

Incrementan robos

En su turno, el vicepresidente de la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos, Wilmer Armín Avilés Sierra, denunció que los robos a casa-habitación se han incrementado de manera importante en la zona norte de la capital yucateca, principalmente en el fraccionamiento San Ramón.

“Un amigo que vive a la vuelta de mi casa, prácticamente le vaciaron la casa cuando salió a un evento, yo sé que la policía ha hecho mucho esfuerzo, veo que agarran motos, revisan, pero realmente sí ha incrementado mucho el robo a casa-habitación”, finalizó.