Las voces mayas de Xepet regresan en AM, FM e internet

Se transmite las 24 horas

La Jornada Maya
Foto: Facebook Radiodifusora XEPET

Mérida, Yucatán
Martes 27 de febrero, 2018

Después de que los radioescuchas de Xepet, "La Voz de los Mayas” dejaron de seguir por más de tres semanas -mientras se transmitía sólo por internet- la radio en la región milpera de la Península de Yucatán, la radiodifusora regresa al aire con 24 horas de transmisión.

La palabra maya contunúa en el 730 de Amplitud Modulada (AM) y ahora en el 105.5 en la Frecuencia Modulada (FM). De esta forma, Xepet estrena un nuevo transmisor con 3,200 watts de potencia en la banda de FM.

Los ajustes a su antena se realizaron para darle continuidad a una labor que inició un 29 de noviembre de 1982, año en el que se escucharon por primera vez las voces mayas en la radio, cuando no estaban presentes las redes sociales, ni la señal de televisión y el radio principalmente se transmitía desde Mérida.

Gran parte de los radioescuchas de esa época “era una generación” que tuvo la oportunidad de disfrutar las películas de la época dorada del cine mexicano y escuchar a la radio, y en este último medio escuchaban sus canciones y aunque los locutores no hablaban en maya, podían escuchar las jaranas yucatecas a través del programa mañanero “Aires del mayab”.

Ante este panorama, Xepet entró al aire dando un espacio a las voces de los mayas peninsulares, mismas que causaron el regocijo no sólo de sus radioescuchas, sino de quienes participaban en sus programas, mismo que estuvieron bajo el respaldo técnico de más de 20 mayahablantes, quienes por su juventud y por “hablar en maya” en este medio, dejaron una huella en la vida de las comunidades mayas en donde llega la señal de la radio.

La comunidad mostró su respaldo total a su medio de comunicación, participando en las entrevistas de diferentes temas, cuentos mayas, historia del pueblo, medicina tradicional, música y ceremonias y cuando los locutores de la radio asistían a esos eventos comunitarios, recibían un trato excepcional.

Xepet supo conquistar a sus radioescuchas a través de sus programas que respondían a sus expectativas y cuyos contenidos eran parte del análisis y debate comunitario en esa primera década de trabajo. Se atendieron en lengua maya a más de 400 localidades de 32 municipios de la Península de Yucatán ubicados en su cobertura de 100 kilómetros a la redonda.

A diferencia de esos años, ahora Xepet se enfrenta a una población cada vez más renuente a hablar la lengua y que muchos consideran “que es bonito escucharla y nos trae gratos recuerdos de nuestros abuelos, es bonita pero no representa fuentes de empleos bien remunerados”, según varios entrevistados.

Otros de los problemas que afronta Xepet es la falta de personal que lo opere, ya que de 26 que tenía en 1982 ahora oficialmente sólo tiene una plantilla de 5 personas, incluido a su director.

Entonces, ¿quién realizará esos programas demandados por el pueblo maya? ¿Cómo se le dará seguimiento y análisis de la barra de programación? Aunque es de interés resaltar que la radio, al dar espacios a los locutores voluntarios de la región permitió capacitar a los aliados que tiene hoy en día y son quienes le dan vida a sus programas de contenido.

Aunque la desventaja es que no hay seguridad a que permanezcan por mucho tiempo dándole vida a los espacios y termine en una radio que retransmita contenidos o barras musicales sin locución, detalle que le da vida y emoción a quienes la escuchan.

Ahora, hay una gran diversidad de medios de comunicación y gran parte de los radioescuchas de la región no están vinculados con el idioma y la práctica de la cultura maya –cimentada en la milpa, el solar y la filosofía–.

Sin embargo, las nuevas generaciones de mayahablantes la estudian y la promueven en las diversas ramas del conocimiento y lo mismo sucede con la poesía y el canto, pero lo más interesante de esta década es que internet permite que la señal de radio traspase esas fronteras que tenía y ahora llegue hasta donde están sus radioescuchas.

Xepet, a sus 35 años como medio de comunicación ha dejado huella no sólo a los radioescuchas, sino que ha formado un semillero de comunicadores que tienen claro lo que significa para los mayas la labor de este medio.

Y que a pesar de los estragos de la crisis que ha afrontado mantiene vigentes sus servicios al pueblo maya, y firme asemejando al gran ceibo sagrado y en cuyas semillas se encuentra la esperanza de un pueblo con orígenes milenarios, dispuesto a labrar su futuro.