La Gran Rueda de Cancún comienza a girar

Es un referente único que sólo las grandes urbes del mundo tienen, señala directivo

Carlos Águila Arreola
Foto: Cortesía
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Domingo 18 de marzo, 2018

La Gran Rueda de Cancún, de manufactura holandesa ya gira desde el viernes pasado a un costo de 13 millones de euros –15.7 de dólares y casi 300 de pesos–, una noria de las únicas en el mundo en cuanto a calidad y que, sin góndolas, soporta la fuerza de los vientos de un huracán categoría cinco, la máxima en la escala Saffir-Simpson.

Hace exactamente un año, la empresa Dutch Wheel International intentó instalar el aparato en el estacionamiento de la plaza Coral Negro –en el kilómetro 9.5 del bulevar Kukulcán, corazón de la Zona Hotelera–, pero no contaba con permisos federales ni estudios de impacto ambiental.

El inicio de operaciones colocó a Cancún a la altura de ciudades como París, Londres, Washington, Chicago, Las Vegas y Hong Kong: “Poner la rueda aquí primero, antes que en la Ciudad de México es para que sea un ícono y referente único que sólo las grandes urbes del mundo tienen", aseguró René Asís, director general de Grupo Divertido.

El presidente del consorcio dijo que la rueda es de última generación, totalmente computarizada y con aire acondicionado, góndolas cerradas, totalmente segura para la familia, y dejó en claro que ahora sí todos los permisos están ciento por ciento cubiertos, y que dentro de ocho meses será trasladada a unos metros de donde se ubica ahora.

Explicó que donde se erige estará el tiempo necesario hasta que concluya la ampliación de la plaza. Se trata de La Isla 2, en el predio aledaño a la primera etapa, donde se levantan siete edificios de dos niveles y uno de uno, incluyendo salas de cine, restaurantes con terrazas y tiendas de marca, así como un edificio de estacionamiento y siete quioscos.

El empresario explicó que la rueda tiene una capacidad para recibir entre dos mil 500 y tres mil personas cada día; pesa 400 toneladas, tiene 54 metros de altura, 42 góndolas climatizadas para cinco o seis personas adultas, y el recorrido es de casi 20 minutos o cuatro vueltas. El costo para cancunenses es de 99 pesos, y 19 dólares para turistas.

“Es una atracción que se conoce como «compra de impulso», que significa que la gente no llega en su carro y se baja para subir, sino que se aprovecha el tráfico de gente como en París, donde no hay forma de llegar más que a pie porque está en la plaza de La Concordia, lo mismo en Chicago y Hong Kong, lugares donde hay mucha gente caminando.”

Desmontable

René Asís puntualizó que la rueda es una instalación que se montó sobre la plancha de concreto, destacó que es una instalación temporal y detalló que se desplanta del piso hacia arriba porque “es una obra de ingeniería muy especial que no requiere de cimentación”.

En ese sentido, aseguró que los huracanes que afectan al Caribe entre mayo y noviembre de cada año no serán un problema porque se tiene un plan de contingencia para garantizar la seguridad de los usuarios y de la propia rueda.

“Como todos en Cancún, cuando viene un huracán todo mundo toma previsiones; con la rueda es lo mismo: necesitamos día y medio para bajar góndolas, que es lo más importante porque puede pasar uno de escala cinco y no la mueve porque no tiene resistencia al aire. Con tres de anticipación que sepamos que viene, bajamos góndolas y se resguardan”.

Y explicó que la rueda puede operar normalmente con los fuertes vientos del mar Caribe porque está computarizada totalmente, por lo que no se detiene con la lluvia, pero sí con vientos de 50 kilómetros en adelante, cuando para de operar, y si son de 130 kilómetros –huracán categoría 1– en adelante, tenemos que bajar las canastas.

La Gran de Cancún es la segunda en tamaño del país, después de la Estrella de Puebla, una noria de observación ubicada en la ciudad del mismo nombre y que recibió la acreditación del Récord Guinness como la rueda de observación portátil más grande del mundo, con una altura de 80 metros.

Por su parte, el London Eye (Ojo de Londres), también conocido como Millennium Wheel (Rueda del Milenio), es una noria-mirador de 135 metros situada sobre el extremo occidental de los Jubilee Gardens, en el South Bank del Támesis, distrito londinense de Lambeth, entre los puentes de Westminster y Hungerford.