Acabar con monopolio de ASA para beneficiar tarifas aéreas

Venta de combustible de aviones en México aún es controlada por Aeropuertos y Servicios Auxiliares

Carlos Águila Arreola
Foto: Infoqroo
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
domingo 25 de marzo, 2018

El secretario de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell, y el senador Salvador Vega Casillas, presidente de la Comisión de Energía del Senado, se sumaron a la petición de acabar con el monopolio en la venta de combustibles que aún controla Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), en beneficio de la reducción de las tarifas aéreas.

En febrero de 2017 la Comisión de Competencia Económica (Cofece), el Senado y la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) exhortaron a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a reformar la comercialización de combustible para abrir la competencia.

Tras su participación en el séptimo Foro Mundial de Regulación de Energía 2018 (WFER por sus siglas en inglés), Joaquín Coldwell dijo que “la reforma energética abre la competencia, y está pendiente que la SCT modifique el Reglamento de Aeropuertos para que puedan haber diversas empresas suministrando la turbosina en los aeropuertos del país”.

Añadió que uno de los que serían más atractivos sería Cancún, y eso implicaría, si hay más empresas, mejores precios, e incidiría favorablemente en las tarifas aéreas.

Uno de los últimos monopolios de facto que quedan en el sector energético mexicano es el de la turbosina, el combustible de los aviones: su persistencia encarece el costo de operación de las aerolíneas, lo que se transfiere al precio de los boletos de avión.

“Los títulos de concesión de los aeropuertos de México establecen que, salvo instrucciones de la SCT, los concesionarios no pueden permitir la comercialización de turbosina distinta a la que distribuye ASA. Hay un reglamento que falta que adecúe, y no sería complicado si hubiera voluntad”, acusa la consultora Ernst & Young.

Traslado

La SCT aún no modifica el reglamento que prohíbe a los concesionarios de los aeropuertos permitir que nuevas empresas distribuyan combustible a las aeronaves, “y yo creo que sería bastante sano que hubiera competencia”, señaló también en exclusiva Salvador Vega Casillas, presidente de la Comisión de Energía en el Senado.

“El caso por ejemplo de Cancún, que es el segundo aeropuerto que más consume turbosina, y la logística que hay es fatal; es decir, sale demasiado caro el tema de traer la turbosina, así que creo que toda la competencia es buena en estos casos, que tener esos monopolios que están afectando mucho los precios”.

El legislador estimó que el traslado por carretera puede ser alrededor de seis o más por ciento el precio del combustible: “Depende, no es una cifra exacta porque tiene que ver con la manera con que se transporta de otros lados sería mucho más barata y eso generaría mejores costo y, por supuesto, también bajaría el costo de los viajes”.

Recordó que el transporte de turbosina a Cancún era peor: lo traen y aún una buena cantidad la siguen trayendo por pipa desde Salina Cruz, que son más de mil kilómetros; “además, con esas carreteras (las oaxaqueñas) que son un verdadero riesgo”.

Con 924 millones de litros de turbosina, el aeropuerto de Cancún se colocó como el segundo en compra nacional durante 2017, sólo debajo del de la Ciudad de México, que acumuló 818; tercero fue Guadalajara (374), seguido de Monterrey (218), Tijuana (212), Los Cabos (134), Puerto Vallarta (130), y el de Toluca fue octavo con 79 millones de litros.

ASA cerró el año pasado con una cifra histórica en sus 60 estaciones, donde de enero a diciembre se despacharon cuatro mil 756 millones de litros de turbosina, el equivalente a vender 13 millones diariamente, cifra 7.3 por ciento mayor, en comparación a la de 2016, que fue de cuatro mil 431 millones y una venta diaria promedio de 12.1 millones.