No se alcanzó ni el 25 por ciento de captura: empresario pesquero

Nadie estaba preparado para temporada de pepino de mar, señala Eduardo Beltrán

Óscar Rodríguez
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 24 de abril, 2018

La apertura tardía de la temporada, aunada al mal tiempo que privó en la costa yucateca, ocasionó que la captura de pepino de mar no llegara ni al 25 por ciento de la producción que esperaban recibir los exportadores en sus bodegas. En consecuencia, el kilogramo del equinodermo, ya sancochado, se cotice hasta en 10 mil pesos para el mercado internacional, señaló Eduardo Beltrán Gómez, empresario del sector.

Sin embargo, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) aseguró que, según los reportes que tiene, se cumplió la meta de las mil 200 toneladas.

En entrevista, Beltrán Gómez, uno de los siete exportadores de pepino de mar que existen en Yucatán, indicó que, de manera sorpresiva, las autoridades federales abrieron el periodo de pesca de la especie, lo que generó que muchos de los hombres de mar no estuvieran preparados para la captura.

Recordó que la temporada inició el 7 del presente mes y concluyó apenas el pasado sábado. Sin embargo, calculó que no se logró capturar ni el 25 por ciento de la producción que se esperaba en la costa yucateca.

“Todo se debió a la autorización tan repentina; nadie estaba preparado. La dan un fin de semana al pescador, nadie tiene el dinero para trabajar, el tiempo estuvo fatal. Parece que escogen las temporadas con mal tiempo; el producto sigue ahí, pero con el clima no se puede trabajar”, expresó.

Indicó que en lo particular trabaja con la cooperativa Manuel Cepeda Peraza, del municipio de Río Lagartos, con quienes se tenía la expectativa de capturar 58 toneladas. Sin embargo, sólo se lograron 15.

Expuso que la poca captura de la especie disparó los precios, al grado que pescadores y permisionarios vendían el kilo, ya sancochado, hasta en 650 pesos.

Comentó que, en el mercado internacional, el kilo de pepino de mar se llega a cotizar hasta en mil 200 pesos. Sin embargo, tras la finalización de la presente temporada, se prevé que podría incrementarse de manera importante.

Finalmente, precisó que, de manera legal, un número no mayor de siete exportadores compran el producto que es enviado principalmente a Estados Unidos, Canadá y al mercado asiático, principalmente a China.

"Una bendición"

Tras afirmar que el pepino de mar es una bendición para los pescadores de Yucatán, Luis Ernesto Martínez Ordaz, delegado de la Sagarpa en el estado, rechazó calificar la temporada local de exitosa o fracaso, pues ello depende de quien realice el comentario.

“Yo te aseguro que al pescador, si bien no hubo los volúmenes de otras veces, estoy seguro que mal no les fue. Aquel que salió y capturó todos los días y vino con un buen porcentaje de kilos capturados, seguramente le fue bien, porque a final de cuentas estamos en un periodo de veda tanto de langosta como de pulpo; estamos regresando de una veda de dos meses de mero, eso sin duda fue un aliciente”, señaló.

Negó que en temporadas pasadas se hayan repuesto días de pesca suspendidos por mal tiempo, pues se trata de decretos del gobierno federal.

Aceptó que no existe un registro de empresarios dedicados a la compra de pepino de mar, toda vez que no es necesario, pues quienes lo capturan deben emitir un documento que ampare su legal procedencia; de lo contrario, es decomisado y las personas son consignadas ante la autoridad correspondiente.

Comentó que el precio de pepino ya sancochado aumenta considerablemente debido al proceso, que le da valor agregado; mientras que crudo se paga a 80 pesos el kilogramo.

Consideró que no es competencia federal intervenir en la regulación del precio e incluso negó que sea necesaria la certificación de origen del producto, pues se trata de una pesquería relativamente nueva.

Finalmente, exhortó a no satanizar al pepino de mar y verlo como una opción importante para los pescadores del estado.