AMLO presidente, economía pendiente

La elección, una decisión de sentimientos, no de propuestas

Carlos Mena Baduy
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Jueves 12 de julio, 2018

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tenía que ganar. El PRI, con un desprestigio político y malos resultados económicos arrastró la credibilidad de José Antonio Meade, quien nunca se desmarcó. Mientras en el caso del panista Ricardo Anaya fue parecido; venía de un partido fragmentado, en una alianza entre institutos políticos sin ideología similar que convenció a pocos; además, sin experiencia para gobernar y falta de empatía en los problemas de la mayorías de México.

Localmente, la decisión fue más difícil, entre la aprobación de ambos gobiernos Estatal y Municipal, aunado a los candidatos buenos y el efecto AMLO de cambio nacional. Mucha gente votó por senadores y diputados de Morena sin haberlos visto nunca. Al final ganó Mauricio Vila.

Claro entre los empresarios y las clases conservadoras, era lógico que AMLO no fuera el candidato preferido, identificado con la izquierda y coqueteando con temas sociales controversiales, como legalizar la mariguana y el aborto, pero ni el miedo infundado ni los temas difíciles fueron suficientes para el ánimo del cambio. El gasolinazo, la reforma fiscal y los escándalos de corrupción pesaron en las urnas.

Esta elección fue una decisión de sentimientos, no de propuestas. Nacionalmente, Anaya fue el que más aportó, luego Meade y luego AMLO; localmente, Sahuí tenía sólo en economía 52, Vila 12 y Huacho siete.

El cambio que esperamos muchos no es solamente del Ejecutivo sino también de los poderes, especialmente el Judicial, ya que un país desarrollado no es el que más recursos tiene sino el que mejor aplica la ley. Así también espero una sociedad civil más crítica y propositiva, menos servil y silenciosa en busca de la aprobación de los líderes, pero que al final no sirve al desarrollo del país.

En una democracia todos caben, pero las actuaciones que no hagan los contrapesos del poder, como los medios de comunicación, poderes legislativo y judicial, va ser terreno ganado por el Ejecutivo. Ojalá éste no sea un cambio de amo, sino que dejemos de ser perros, como decía Manuel Clouthier.

En Yucatán tenemos políticos verdaderamente valiosos del PRI, como Felipe Cervera y Jorge Esquivel, o del PAN, como Juan Carlos Rosell y Raúl Arceo; de Morena están Rogerio Castro y Fernando Xacur. Estas personas quizá no tengan los padrinos adecuados o compromisos amarrados, pero han demostrado ser de gran valía a sus partidos y gobiernos, con un trabajo incansable y voluntad política comprobada.Me preocupa grandemente que AMLO diga que la economía es lo que menos le preocupa.

Sé bien que la justicia en la asignación del gasto social y el ajuste a las prioridades de las obras públicas recibirán atención, pero las Pymes se desarrollan en un mercado secuestrado por ley y con una coyuntura que las condena a la extinción.

Me explico: las industrias pusieron permisos de importación que sólo las grandes trasnacionales cumplen, las financieras pequeñas se ahogaron en las nuevas regulaciones y multas gigantes; a los agricultores les metieron importaciones que vienen subsidiadas de origen y los pequeños comerciantes lidian con competencia bien invertida con proveedurías mundiales a precios bajos y que al mismo tiempo otorgan crédito a sus clientes. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) lleva 20 años y no mejoró el ingreso familiar. México es el país con menor desempleo, pero el más desigual de la región.

La economía familiar debe ser prioridad. El tema no debe ser el crecimiento del PIB, sino quién crece; no deber ser el empleo, sino los bajos salarios; no debe ser mayores ingresos públicos, sino distribuirlos en todo el país.

El triunfo de AMLO no lo puede explicar un banquero, pero sí una secretaria. Sin embargo, los temas preferidos del nuevo Presidente, si bien son sociales, parecen descuidar a las Pymes, y esto es causante del 90 por ciento de los empleos mal pagados y con oportunidades rotas, en un sistema amarrado que no les deja crecer.

[email protected]