Exportación de miel a Europa, en riesgo por agroquímicos

Encargados de herbicida sostienen que se trata de una estrategia para “sacarle dinero a los Xacur”

Paul Antoine Matos
Foto: Cortesía
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 10 de agosto, 2018

Después de que a principios de mes un helicóptero sobrevolara la zona ganadera de Tizimín y lanzara agroquímicos, los campesinos de la comisaría de Dzonot Carretero se plantean tomar acciones legales contra el hecho, bajo el argumento de que sus cosechas y las abejas han sido afectadas por los químicos (pesticidas y herbicidas); sin embargo, aún están en la disposición de llegar a una solución que evite daños al medio ambiente y a su forma y calidad de vida.

Pedro Uc Be, integrante de la Asamblea de los Defensores por el Territorio, Múuch' Xíimbal, quien es consultor de los campesinos de Dzonot Carretero, indicó que se han afectado las colmenas y las cosechas de sandía y calabaza.

Desde hace 15 días, según la información de los habitantes de la zona, se comenzó a fumigar con herbicidas y pesticidas, lo cual ha ocasionado un gran daño en los apiarios, con la muerte de las abejas en casi un centenar de colmenas, afirmó.

En los videos compartidos se observa un helicóptero color naranja que sobrevuela la zona del monte y las cosechas. También presentan los efectos sobre las abejas de uso de los pesticidas, las cuales dejan de volar o mueren, y árboles sin floración a pesar de ser temporada.

Los ranchos responsables de la fumigación son San Martín, San Fernando, San Marcos, Dzonot Pinto y Rancho Alegre, todos presuntamente propiedad de Jacobo Xacur Eljure, acusó Uc Be. Los encargados del herbicida declararon que se trata de una estrategia de los campesinos para “sacarle dinero a los Xacur”.

“Por declaraciones de los encargados del rancho, no quieren reconocer y parecen que quieren acabar con el pueblo maya. Están retadores, dicen que no han causado ningún daño, pero hay dolo”, manifestó Pedro Uc.

Aseguró que los representantes de los ranchos “aceptaron la fumigación”, pero no toman acciones para evitarla. Los campesinos no se habían movilizado porque “saben que son ricos y que hacen su maldad”, pero ahora decidieron protestar contra ellos, aseguró.

“Como asamblea ayudamos a la gente a visibilizar el problema, buscarles vías jurídicas para una demanda y defensa legal, porque no hay intención del ganadero de llegar a una solución. Acompañaremos a los campesinos mayas para llegar a una solución”, expresó.

“No hay de otra, si no hay voluntad de los Xacur por resolver por el acuerdo se acudirá a una vía legal”, enfatizó, pero será una decisión que el pueblo de Dzonot Carretero tendrá que tomar.

La Unión Ganadera Regional hizo una promoción para el acceso de insumos de herbicidas y pesticidas y contratación de un helicóptero para fumigar ranchos y potreros de la zona; ocurre en el oriente del estado de Yucatán, señaló. “Es un perjuicio, en Buctzotz se hace y es un riesgo para el agua, las abejas, los plantíos, como efectivamente se ha mostrado con esta magnitud en Dzonot Carretero”, afirmó.

Cuestionó la falta de intervención por parte de la Profepa, pues ahí se encuentra la Biósfera de Río Lagartos, y el silencio y desinterés de las autoridades federales y del gobierno de Yucatán.

En 2017, Yucatán produjo 15 mil toneladas de miel, que generaron una derrama económica de 450 millones de pesos. El 90 por ciento fue exportado al mercado internacional, y el 15 por ciento a Alemania, país con exigentes leyes contra el producto contaminado, según información de la Sagarpa.

Marcos Cupul, un campesino afectado, advirtió que buscan diálogo, pero “ya pasaron 15 días desde que un representante del rancho se acercó a nosotros, quien le comentaría al administrador, de nombre Mauricio, sin recibir respuesta”.

Señaló que están dispuestos a ir por la vía jurídica, pero con un abogado que “no se venda a los ricos, que no salgamos perdiendo”.

“Queremos que se haga justicia y recuperar lo perdido, el daño en la naturaleza es irreversible. El herbicida no podrá permitir sembrar, tenemos el temor de que algún día cuando cosechemos en el laboratorio de análisis de miel salga contaminada”, manifestó

Reconoció afectaciones al medio ambiente, con un cenote en la zona, a la agricultura y la floración, a más de 10 hectáreas de calabaza, de sandía y con una reserva de 720 colmenas.

“Se muere el 50 por ciento de la población de las abejas y quedan despobladas las colmenas, por la fumigación que pasó. Ya no hay sustento de alimento. La miel de agosto, la floración que se iba a obtener se perdió”, lamentó.