Rentas con precios elevados y sin regularización

Ciudadanía pide regulación de los negocios por parte de las autoridades

Roger Mora
Foto: Infoqroo
La Jornada Maya

Tulum, Quintana Roo
Martes 2 de octubre, 2018

Se ensañan propietarios de cuarterías en contra de inquilinos, al incrementarles los costos de los cuartos o departamentos hasta en un 50 por ciento más de lo establecido; pese a que estos inmuebles no se encuentren regulados y no tengan los servicios e instalaciones correspondientes para brindar el servicio.

Como se ha dado a conocer en días pasados, las cuarterías que se encuentran en Tulum han sido insuficientes para contener el flujo masivo de connacionales que continúan llegando a tierras tulumnenses, en donde una de las preocupaciones más grande de los interesados de espacios para dormir es los costos de los cuartos o departamentos, así como la complicación de encontrar uno.

Y es que en Tulum, la demanda de estos es precios está al 200 por ciento, toda vez que la sobrepoblación esta de manera intermitente con la llegada diaria de cientos de personas.

A ello se le suma, los costos de los predios para construir en ellos, lo que imposibilita aún más a los ciudadanos hacerse de un patrimonio y se ven en la necesidad de rentar, aunque esto tenga que representar vivir entre 7 o más personas en donde únicamente hay 2 habitaciones.

“Muchas familias viven con espacios muy reducidos; en viviendas sin los servicios de agua y electricidad, y por si fuera poco, son palapas, que tienen precios superiores a los 4 mil pesos, es todo un lío, porque los cuartos también tienen costos similares, pero los dueños abusivos ven donde han necesidad un negocio y ahí es donde nos afecta económicamente” dijo Clarisa Yépez, madre de familia de esta ciudad.

Es ahí donde mucho de los propietarios se logran hacer de personas necesitadas de estos espacios, a los cuales les cobran precios que superan los 7 mil pesos dependiendo el tamaño o incluso una palapa tiene valores por arriba de los 4 mil pesos.

Por esta situación, las autoridades intentaron regular estas viviendas, pero no les fue posible, pues muchos de los propietarios aseguraban que eran viviendas familiares, pese a que en redes sociales se publicitaban, por lo que muchos de los afectados exigen que se inicien con programas de viviendas; o bien, que se puedan reducir los costos de estos edificios que nunca pagan impuestos de hacienda por fungir como negocio.

Es así como en este municipio no se cuenta con la suficiente capacidad de recibir a cientos de personas y visitantes que buscan pernoctar un largo tiempo en la región y que se encuentran con esta serie de dificultades, que van desde la falta de cuarterías, hasta los altos costos de renta de la misma; a consecuencia de la falta de regulación de las propias autoridades.