Personas de la comunidad LGBTTTI, invisibilizadas en Yucatán

Realizan en la UADY coloquio sobre sexualidad, amor y familias en tiempos de crisis

Paul Antoine Matos
Foto: Twitter @COPRED_CDMX
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 11 de octubre, 2018

El 11 de octubre la comunidad LGBTTTI celebra a nivel mundial el "Coming out day" (día para salir del armario) para tomar conciencia sobre la importancia de esta acción y discutir temáticas relacionadas con los gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y transgénero.

El día fue implementado por el doctor Robert Eichberg y Jean O'Leary en 1988, en conjunto con la celebración de la Segunda Marcha por los Derechos de Gays y Lesbianas, que se realizó en Washington, Estados Unidos a donde acudieron más de 500 mil personas.

En el marco de dicha celebración en Yucatán, miembros de la comunidad dieron su testimonio durante el tercer coloquio de Sexualidades del Siglo XXI, en el que coincidieron que desde el sistema, tanto social como dentro de la familia, existe la invisibilización a las personas de este sector, por lo cual ni en los servicios de salud y educativos hay información sobre sexo seguro, pero tampoco entre los padres de hijos gays o lesbianas hay conciencia sobre lo que significa tener una preferencia sexual distinta a la heteronormada.

Organizado por el Centro de Estudios Superiores en Sexualidad (Cessex), en el edificio central de la UADY en Mérida, dicho coloquio tuvo como tema principal la sexualidad, amor y familias en tiempos de crisis.

Durante la mesa Familias diversas en Yucatán: una mirada a la deconstrucción de los roles e identidades a través del amor, Nelia Díaz Martínez, madre de dos hijos homosexuales, platicó sobre su experiencia.

En una sociedad difícil como la yucateca, que es homofóbica, y tras ser educada con las ideas tradicionales de la religión, se encontró con juicios sobre el sexo y con la idea de que una persona homosexual era así porque tenía una enfermedad.

Después de la depresión de su hijo mayor, éste un día le dijo que era gay. “Mi reacción como mamá fue abrazarlo, aunque por dentro me estaba desbaratando”, reconoció. Por la mente, dijo, en ese momento se cruzaron las cosas que se oyen y las ideas equivocadas de lo que hacen a una persona gay.

“Luego, con compresión, cambió y abrió mi mente para poderme decir ‘qué ignorante soy’”, expresó.

“Cuando los papás están en el clóset, encerrados en sus ideas, es más difícil que los hijos salgan de él”, indicó, al reconocer que las ideas erróneas que se tienen hacen más difícil el comprender la preferencia sexual de un hijo.

Ruptura y exilio

Ana Echeverría Cano, del colectiva LesVisibles, indicó que su experiencia dentro del núcleo familiar al darse conocer como lesbiana provocó una ruptura y exilio, que le hizo buscar otra familia.

Después de un proceso, su relación se ve tan legítima con su pareja, como la de sus hermanos con sus novias, reconoció.

Sin embargo, en la sociedad existen conductas de violencia hacia las lesbianas y la comunidad LGBTTTI en general, señaló. Por ejemplo, al ir al baño son estigmatizadas porque piensan que van a ver a otras mujeres, o quieren mandarlas a terapia desde una manera de castigo para corregirse, reconoció.

Declaró que ni el sistema de salud ni el educativo tienen las herramientas de información sobre sexo seguro para mujeres lesbianas, así como el de justicia las invisibiliza. Mientras que los institutos de la mujer no acompañan legalmente, debido a que las agresoras son también mujeres, expresó.

Ante la situación, dijo, se toman medidas independientes como redes de apoyo, acompañamiento y una bolsa de trabajo, entre otras, para ayudarse en situaciones de riesgo e integrar sus experiencias.

Mario Bacelis Centeno declaró que se trata de un proceso de deconstrucción y reconstrucción social, pero la doble moral permea fuerte y vulnera los derechos de las personas de la comunidad.

Consideró que se deben construir nuevas formas de identificar a las familias y encontrar la diversidad.

Mientras que Juan Coll Castro indicó que en su experiencia, tras ser padre adolescente, se dio cuenta de su preferencia sexual. Ahora, su hija tiene 18 años, pero a los 12 o 13 fue cuando verbalizaron entre ellos la homsexualidad.