Boston pega primero en noche decepcionante para los ases

Price buscará dar cómoda ventaja a los Medias Rojas, frente al coreano Ryu, en otro duelo de zurdos en la Serie Mundial

Ap
Foto: cortesía MLB
La Jornada Maya

Boston
Miércoles 24 de octubre, 2018

Los Medias Rojas propinaron el golpe inicial en la primera Serie Mundial entre las dos ofensivas que más anotaron en sus respectivas ligas desde 2013. Y lo hicieron dándoles una sopa de de su propia chocolate a los Dodgers, que tanto dependen del jonrón.

Eduardo Núñez disparó un cuadrangular de tres carreras para estirar la ventaja de los patirrojos, que comenzaron el Clásico de Otoño blandiendo los bates con autoridad y derrotaron 8-4 a Los Ángeles.

Andrew Benintendi y J.D. Martínez lucieron explosivos con el madero en el primer duelo del clásico, ante unos Dodgers que además pasaron penurias para descifrar las peculiaridades de un Fenway Park donde no juegan a menudo.

Benintendi conectó cuatro imparables, y Martínez impulsó dos carreras en el comienzo del encuentro durante una noche fría.

Pero el batazo de Núñez permitió que Boston pusiera al fin más tierra de por medio sobre sus rivales.

El bulpén de Boston realizó después una buena labor, luego que el duelo entre los abridores Chris Sale y Clayton Kershaw resultó decepcionante. Ninguno de los dos ases tuvo una buena noche.

Históricamente pegar primero en la Serie Mundial es un muy buen augurio, pero los Dodgers saben bien que todo puede pasar. El año pasado ganaron el primero en Dodger Stadium y Houston se coronó en siete.

Xander Bogaerts bateó un rodado de aut que dio la delantera a los Medias Rojas en el quinto acto, y el dominicano Rafael Devers siguió con un sencillo remolcador para colocar el encuentro 5-3.

Después de que Manny Machado conectó un elevado de sacrificio en el séptimo capítulo para su tercera remolcada, Núñez conectó su bambinazo por encima del Monstruo Verde, en la parte baja del acto ante Alex Wood, zurdo que trajo el piloto Dave Roberts para lanzarle al zurdo Devers, quien fue reemplazado por Núñez. Alex Cora, timonel patirrojo, sigue apretando todos los botones correctos en la postemporada.

David Price abrirá por Boston el segundo juego, este miércoles, frente al surcoreano Hyun-Jin Ryun. Será apenas la tercera Serie Mundial en que los dos abridores de los dos primeros juegos son zurdos. Ello había ocurrido sólo en 1963 y 1973.

Ases inefectivos

Las actuaciones de los ases Kershaw y Sale resultaron breves. El duelo entre el esteñlar de los Dodgers y el de los Medias Rojas resultó simplemente decepcionante.

Ninguno pudo sacar un solo aut del quinto rollo, en lo que fue apenas la cuarta vez que los dos abridores de un primer juego del Clásico de Otoño se marchan tan pronto. Ello no había ocurrido desde 2004, también en el Fenway Park.

Había pasado mucho tiempo desde la salida de Kershaw de los Dodgers y de su rival Sale cuando Boston selló su triunfo por 8-4.

Pero en postemporada, los duelos de bulpéns se han vuelto predecibles. Y las actuaciones de cuatro episodios parecen el nuevo estándar.

Durante un siglo, los ases del montículo eran las luminarias del beisbol. Ocupaban el montículo del primer juego de la serie como si ello les correspondiera por derecho divino y no se marchaban tan fácilmente.

Tan sólo hay que pensar en Bob Gibston hace 50 años, cuando lanzó una blanqueada de cinco hits por San Luis ante Detroit. Aquella labor impresionante incluyó 17 ponches y ningún boleto. Pero ningún pítcher ha lanzado juego completo en el primer compromiso de la Serie Mundial desde que Cliff Lee, de Filadelfia, derrotó a los Yanquis de Nueva York en 2009. La última blanqueada con juego completo en el primer encuentro del Clásico de Octubre fue conseguida por Dave Stewart, de Oakland, ante San Francisco en 1989.

Aquellas exhibiciones forman parte de una tradición de gemas de pitcheo en los duelos inaugurales de la Serie Mundial, que incluyeron blanqueadas con juego completo por parte del cubano Luis Tiant en 1975 y de Babe Ruth en 1918.

Ahora, los juegos completos en blanco parecen en camino de la extinción, como los uniformes de franela y las escupideras para quienes mascaban tabaco. El beisbol se transforma a su ritmo más acelerado desde hace casi un siglo.

El primer encuentro entre dos lanzadores elegidos siete veces al Juego de Estrellas, en la apertura de una Serie Mundial, fue todo menos un duelo de pitcheo. Sale hizo 91 lanzamientos y Kershaw 79.

Kershaw cayó a una mediocre marca de 9-9 en postemporada. Aceptó cinco carreras y siete hits, además de expedir tres boletos. Andrew Benintendi se convirtió apenas en el segundo bateador zurdo que ha bateado de 3-3 en un juego ante el tres veces galardonado con el Cy Young. Christian Yelich lo había logrado por Miami el 27 de junio de 2015.

Sale, el espigado zurdo, permitió tres anotaciones y cinco inatrapables, con dos boletos, ante el primer orden al bate en la historia de la Serie Mundial que incluyó a nueve bateadores derechos (ninguno ambidiestro). Sale lanzó por primera vez desde que pasó una noche hospitalizado por un padecimiento estomacal durante la Serie de Campeonato.

Desde 2004, los abridores no habían dejado tan pronto un juego inicial del clásico. En aquel entonces, el nudillero de Boston Tim Wakefield laboró tres actos y dos tercios, mientras que el derecho de San Luis Woody Williams permaneció en la loma dos entradas y un tercio.

Los Medias Rojas se impusieron 11-0 y comenzaron su camino hacia una barrida para conquistar su primer cetro desde 1918.

El dato: El ganador del primer partido conquistó la Serie Mundial en 17 de las últimas 21 ocasiones (81 por ciento).