Después del conflicto, Pérez Abarca hace aparición pública

El paro no se levantará hasta que él renuncie, indicaron los paristas

Texto y foto: La Opinión QR
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Martes 6 de noviembre, 2018

Algo que ha quedado confirmado tras la actual crisis de seguridad en Benito Juárez, es que en el municipio ya se aplica el Mando Único con el estado.

Ayer por la mañana un grupo de policías inconformes echó a empujones al encargado de despacho de Seguridad Pública municipal, Jesus Pérez Abarca, quien fue ratificado en su cargo, pero a la vez desapreció de la escena pública durante todo el resto del conflicto.

La “negociación” con los policías paristas la llevó adelante, primero, el Secretario del Ayuntamiento, Jorge Aguilar Osorio, y luego la propia alcaldesa Mara Lezama.

Ante ambos, los policías confirmaron que no levantarían el paro hasta que no se de a conocer la renuncia de Pérez Abarca, sin embargo, Lezama confirmó una vez más su cargo.

De allí en adelante, todo el manejo de la crisis recayó en el titular de Seguridad Publica Estatal, Jesus Alberto Capella.

Quien dejó algunos conceptos claros: no negociará el régimen disciplinario policial; el paro es una cortina de humo de sectores internos de la policía que no quieren soltar sus cotos de poder, y finalmente dejó bien en claro que hay un Mando Único entre estado y municipio, y que la coordinación es estatal.

Por ese Mando Único, Capella fue quien anunció dos acciones que le corresponderían a Perez Abarca: la denuncia que éste presento por levantamiento y motín contra los paristas, y la decisión de descontar el día a los policías que no se presenten hoy a sus labores. 

Se trata de dos acciones que recaen en la labor que debería tener Pérez Abarca, pero no fue él quien las anunció ni las puso en marcha.

Extraoficialmente, se dice que Pérez Abarca continuó siempre al frente de la tropa que aun le responde, aunque no desde el edificio de Seguridad Pública.

Hoy reapareció en la consulta pública de Villa Otoch.

Pero a la ratificación verbal de su mando, le falta aún una mayor presencia pública, para dejar en claro que se mantiene como el titular del área.