México se pierde un choque único que puede marcar este año la NFL

En Jefes-Carneros, histórico duelo y el futuro del futbol americano

Antonio Bargas Cicero
Foto: Afp
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 15 de noviembre, 2018

El creador del futuro del futbol americano y el quarterback ideal para una ofensiva fantástica iban a estar en México el próximo lunes para un espectáculo que se esperaba fuera como pocos se han visto en los emparrillados en los últimos años.

Sin embargo, la irresponsabilidad y negligencia de los encargados del estadio Azteca y de organizar el Monday Night Football en la metrópoli se interpusieron en el camino y el que podría ser el juego del año en la NFL tendrá ahora como sede el Coliseo de Los Ángeles. Una pena, pero eso no le quita nada de atractivo ni de interés a una batalla especial, única entre Jefes y Carneros, que se podrían cansar de intercambiar puntos y hacer jugadas grandes, como ya lo hicieron en explosivos choques este año frente a Patriotas y Santos, respectivamente.

¿Qué se pierde la afición mexicana? Además de un duelo entre conjuntos con récord combinado de 18-2 y que fueron a la postemporada anterior, no verá a dos quarterbacks, el jefe Patrick Mahomes y el carnero Jared Goff, que, guardando las debidas proporciones, pueden ejercer un dominio similar en los próximos años al de Tom Brady y Aaron Rodgers, que acaban de sostener el que pudo ser el último choque de sus históricas carreras. Tampoco observará a varios jugadores y couches que se perfilan para ganar los premios individuales; Mahomes es el favorito para ser el Jugador Más Valioso; el dinámico corredor angelino Todd Gurley sería el Ofensivo del Año; su compañero de equipo, Aaron Donald, es fuerte candidato a repetir como Defensivo del Año y Andy Reid y Sean McVay estarán en la discusión de Entrenador del Año.

Gurley y el jefe Tyreek Hill son un show aparte. Pueden hacer daño de diferentes formas, son hábiles y rápidos e imparables en campo abierto. No se les puede perder de vista un momento.

Pero más que nada la gran afición nacional al deporte de la tacleadas se perderá de un encuentro con el potencial para estar repleto de touchdowns y que rara vez se ve. De acuerdo con ESPN Stats & Information, es la quinta vez desde la unión de la NFL y AFL en 1970 que equipos con una derrota o menos se enfrentan a estas alturas, y primera que conjuntos con un revés de diferentes conferencias chocan en la semana 11 o más tarde. Histórico. Como lo que está haciendo Reid, quien armado con un pasador (Mahomes) ultra atlético y dinámico, con tremendo brazo, y combinando conceptos nuevos y viejos, le está dando al futbol americano ofensivo una imagen totalmente diferente al tiempo que atormenta defensivas, escribió Jenny Vrentas, de Sports Illustrated.

¿Qué tan potentes son Jefes y Carneros? Ambos promedian 6.9 yardas por jugada y según el Elias Sports Bureau nunca había habido una campaña en la que más de un equipo promediara esa cantidad luego de 10 jornadas. Kansas City (17), al que dicha publicación puso con marca de 7-9 en su previa de la temporada, y Los Ángeles (15) son 1 y 2 en ofensivas de touchdown de cinco jugadas o menos.

Puede ser un adelanto del Súper Tazón LIII, pero para verlos en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta falta mucho. Brady ya se impuso a Mahomes, aunque si los Jefes se quedan con el mejor récord de la conferencia -y están en camino a conseguirlo-, serán muy duros en el intimidante Arrowhead para Patriotas o Acereros, que aún sin Le’Veon Bell, quien perdió millones y se quedó sin jugar este año para ser agente libre en 2019, cuentan con ataque que puede ser letal. Los Carneros también están rumbo a ser locales en la postemporada; sin embargo, los Santos, con Drew Brees, y una defensa fuerte, sobre todo contra la carrera, se ven como el rival a vencer.

Mahomes y Goff tienen menos de 25 años. Sólo seis mariscales de campo con esa edad, entre ellos Dan Marino, lograron marca de 9-1 o mejor en los primeros 10 desafíos. México se perderá no sólo una posible final adelantada, con muchos fuegos artificiales. No verá a parte importante del futuro de la NFL que es brillante.