'Macho Man XXI' aborda tema de violencia de género en Mérida Fest

Más que un espectáculo de danza contemporánea

Katia Rejón
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 21 de enero, 2019

Macho Man XXI fue uno de los espectáculos del Mérida Fest 2019, que se presentó este domingo 20 de enero en el teatro Armando Manzanero. Bailarines de distintas partes del mundo pertenecientes a la compañía mexicana iniciaron con un número que imitaba los pasos militares en una canción brasileña muy alegre, que contrastaba con el vestuario de un ejecutivo. Si algo sabe hacer la compañía de danza Tania Pérez-Salas es traducir discursos, géneros musicales y otros recursos visuales al movimiento estético del cuerpo y darles un sentido unificado por más ajenos que parezcan entre sí.

Durante todas las piezas, pertenecientes a ritmos muy variados, se abordó sutilmente la temática de violencia de género. Sin embargo, en la tercera interpretación se concentró más fuerte este discurso de fondo, mismo que le da nombre al espectáculo.

Los bailarines tenían una personalidad muy fuerte en la escena, ejecutaban movimientos agresivos y dirigían a las bailarinas, quienes se dejaban llevar sin resistencia. Para el espectador se convertían en cuerpos reducidos a su carácter de objetos, y que podían ser tomados y desechados, apilados o zarandeados.

La compañía se ha presentado en festivales de Canadá, Italia, Shangai, Nueva York y Francia. Además del Cervantino, y su participación en el 50 aniversario de las relaciones diplomáticas entre México y Egipto, en El Cairo y Alejandría. En junio del año pasado cumplieron 25 años de trayectoria y realizaron una función especial en el Palacio de Bellas Artes, Macho Man XXI fue uno de los números de ese día.

La puesta en escena de danza contemporánea también incluyó algunos recursos teatrales y el montaje recorrió distintos géneros como el rock, cumbia, tecno, flamenco, disco, tango, entre otros. Se escucharon canciones como ¿Quién será?, Complejo de amor de Panoptica Orchestra, Sonríeme de Lizandro Meza, y Tu alma mía de Los Miserables, e incluso algunos fragmentos de poesía en voz de Rubén Bonifaz Nuño.

Las últimas piezas fueron más allá del baile, con el uso de telas y composiciones visuales más complejas que simulaban mujeres enterradas. En la última canción, una bailarina salió de entre el público y otras cuatro interpretaron Llorona de Mercedes Sosa. La interpretación fue tan emotiva que provocó que el público aplaudiera al final, antes de saber que era la última. Cuando los bailarines salieron a dar el agradecimiento al público, éste aplaudió aún más fuerte y se puso de pie.

La participación de la compañía de danza Tania Pérez-Salas es posiblemente uno de los mayores aciertos en la programación del Mérida Fest 2019.