Venados cae en visita a Sonora

Obtienen marcador 2-3 en jornada 8 del Clausura 2019

La Jornada Maya
Foto: Venados FC

Mérida, Yucatán
Sábado 23 de febrero, 2019

Noche de debut. Venados parece acostumbrase a las gestas heroicas y a despertar cuando parece vencido, aunque esta vez no le alcanzó. Venados cayó 2-3 contra el sublíder Cimarrones de Sonora en la jornada 8 del Clausura 2019.

La derrota suena poco, pero la ocasión le tejía un traje de superhéroe a los yucatecos que jugaron más de la mitad del partido con un hombre menos y alcanzaron un marcador de 2-0 en contra para acercarse 2-3. Esteban Torres y Alan Murialdo, a los 53 y 54 minutos anotaron por los yucatecos.

Un gol de vestidor, de esos que sacuden hasta la médula, puso contra las cuerdas a los ciervos. Corría el segundo minuto y un centro por izquierda confundió a la defensiva yucateca; la pelota llegó a Miguel Vallejo que no dudó y la colocó inalcansable para Navarrete.

Sacudidos, pero con el ánimo intacto, Venados no se volvió loco y mantuvo el orden para buscar el empate. Las bandas, tan efectivas en partidos anteriores, fueron las vías por las que el ciervo buscó la profundida.

Pasados 15 minutos los ciervos tenían el control de las acciones. El balón girando por la cancha y sin prestársela a los de casa, en la búsqueda de una oportunidad clara que los deje empatar el marcador.

La movilidad al frente y con las bandas hábiles permitió a Venados tocar la puerta varias veces. La última, en los pies del juvenil Esteban Torres -goleador de la cantera yucateca-, que cruzó un disparo en la media luna y acarició el poste izquierdo de Ricardo Díaz.

El minuto 24 marcó nuevamente una acción de peligro. Luis Sáchez y su pierna educada sacó un zurdazo de larga distancia que Díaz expulsó de puños.

Venados estaba encima. Faltaba el gol.

Cuando el visitante asfixiaba al cimarrón sonorense cayó el segundo gol del local. El Héroe de Nacozari gritó el segundo gol de su equipo. El autor fue Jonathan Vega y ahí se descompuso Yucatán.

La siguiente jugada fue una falta de Gabriel Báez, en medio campo, y que el árbitro juzgó como juego violento. Le enseñó la tarjeta roja y lo mandó temprano a las duchas. Venados ya estaba 2-0 abajo y además, en inferioridad numérica.

El primer tiempo acabó para bien de Venados. El vestidor tendría que servir para componer lo descompuesto y arreglar la estrategia.

Los mismos hombres que terminaron la primera parte saltaron nuevamente a la cancha para concluir el partido.

Al reinicio de las hostilidades Cimarrones se adueñó del control de la pelota. A diferencia de lo ocurrido en la primera parte ahora eran los de casa los que tenían el dominio del partido.

Como un calca del primer tiempo, cuando mejor jugaba un equipo anotó el otro. Mientras Cimarrones mostraba un mejor fútbol y tenía el control de la pelota cayó el gol de Venados. Fue un balón que peinó el gigante argentino Alan Murialdo y de bolea remató Estaban Torres para vencer a Díaz.

El juvenil se estrenaba en Ascenso. Goleador de la Tercera División mostró su olfato también dos categorías arriba.

Y apenas terminaban de celebrar el 1-2 cuando llegó el empate. Alan Murialdo la empalmó de izquierda en los límites del área grande y venció al arquero. 2-2 y los ciervos respiraban. El Venado tenía vida, hambre y ganas y dos minutos después Murialdo tuvo para matar a los sonorenses, pero su remate de cabeza se estrelló en la base del poste.

Al minuto 70 Orduña mandó su primer cambio: mandó a descansar a Luis Sánchez y metió a Paúl Uscanga. Momentos después ajustó nuevamente su esquema y sacó al autor del primer gol, Esteban Torres, y metió a David Rosado, con sello de la cantera yucateca para seguir sumando minutos de menor.

Venados cedió el control de la pelota al rival y se replegó detrás de la media cancha. Al 82', Freddy Martín ocupó el lugar de Murialdo. Estrategia para tener un delantero nato que sabe sacrificarse en la parte baja lo mismo que atacar y sumar a la ofensiva.

Los últimos minutos fueron una película de terror para los ciervos, pero todo lo que llegó al área de Navarrete se encontró con una muralla insalvable. Sin embargo, una falta que pateó Vallejo al 94' le dio la victoria de los del desierto

Venados regresa a Mérida el domingo para descansar. El lunes, los entrenamientos reinician para dejar listo a la oncena que enfrentará a Correcaminos en el estadio Carlos Iturralde el próximo sábado 2 de marzo a las 7 de la noche, en el marco de la jornada 9 del torneo.