Con tema del hombre y la Naturaleza, la OSY concluyó primera temporada 2019

El director polaco Adam Klocek refrendó la aceptación del público que lo vio proyectar con brillo musical a la orquesta

Jesús Mejía
Foto: Cortesía OSY
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Domingo 26 de mayo, 2019

Con obras de autores alemanes de renombre, el Concierto para dos pianos de Mendelssohn y la Sexta Sinfonía “Pastoral” de Beethoven, antípodas de la creatividad juvenil y de la madurez, la primera relegada y la segunda consagrada, la Orquesta Sinfónica concluyó su primera temporada de conciertos.

Con el director huésped polaco Adam Klocek, portador de una minúscula batuta pero de gran expresividad musical, y los pianistas yucatecos Marielí Sosa y Alejandro Cámara como solistas, que mostraron personalidad y nivel competitivo, la OSY cerró con broche de oro los 12 programas de música del primer semestre 2019.

Pese a que la Enciclopedia sobre los Grandes Temas de la Música (Salvat) menospreció en su contenido al Concierto para dos Pianos por considerarla una obra “intrascendente” y poco propositiva por formar parte de las obras tempranas de Mendelssohn que la creó a los 14 años, los pianistas invitados y la orquesta le dieron el realce estético, el brillo y un merecido lugar en el repertorio.

Si bien el lenguaje musical recuerda el estilo clásico que Mozart desarrolló en sus conciertos para piano, la obra de Mendelssohn (1809-1847) resulta ser un diálogo jocoso, divertido y alternado de los dos pianistas con la orquesta.

Si bien el catálogo de las obras tempranas del compositor fue publicado hasta 1960 por el Fondo Mendelssohn Bartholdy de Leipzig, la composición hoy goza de gran simpatía como lo demostró el público yucateco al reconocer la límpida interpretación de los dos pianistas yucatecos.

Tanto Marielí Sosa como Alejandro Cámara mostraron sus grandes dotes interpretativas, resultados de sendas trayectorias de aprendizaje con grandes maestros y certámenes, que merecen ser incluidos en los próximos repertorios de música para piano.

En la parte complementaria del concierto, las secciones de la OSY adquirieron gran brillantez y coloratura musical con el maestro polaco invitado, quien desarrolló el potencial de los instrumentistas y dirigió con pasión, arrojo, pero también con sutileza y delicadas arcadas cada uno de los cinco movimientos de la Sexta Sinfonía de Beethoven (1770-1827).

Resultado de sus impresiones de la naturaleza recogidas en sus paseos por el campo, Beethoven describió escenas del arroyo, los trinos de las aves, la tempestad y la vida silvestre en su obra, que es considerada una de las favoritas del público desde su estreno en Viena en diciembre de 1808.

Aunque el Sordo de Bonn anotó en su partitura que la Sexta Sinfonía “es más una expresión de sentimiento que pintura sonora”, lo cierto es que siguió el mismo camino Antonio Vivaldi en Las Cuatro Estaciones; de Handel en El Mesías en que dibuja musicalmente mosquitos, ranas y una tormenta de granizo y de Franz Joseph Haydn en La Creación en la describe relinchos de caballos y pesados pasos de animales.

De gran alcance estético, la Sexta Sinfonía beethoveniana coloca al público cercano a los rumores del bosque, los cantos de las aves, el paso de los arroyuelos y el estruendo de los relámpagos, en una suerte de comunicación con la Naturaleza, de ahí su carácter inmortal.

Con su minúscula batuta de diez centímetros en la mano izquierda, propio de su estilo, Adam Klocek refrendó la aceptación del público que lo vio sudar la “gota gorda”, emplearse a fondo y proyectar con gran brillo musical a la orquesta.

Mención especial merece la Obertura Las Hébridas del mismo Mendelssohnn, quien también de manera musicalmente descriptiva evocó las islas del mismo nombre al oeste de Escocia con oleadas del mar y vuelos de gaviotas.

En fin, la OSY dedicó su programa XII final de temporada a recrear la naturaleza en estos días en que se busca crear conciencia sobre la necesidad de cuidar y proteger el medio ambiente, reutilizar y reducir y reciclar.

La agrupación se dispone a preparar las representaciones de la ópera Cavalleria Rusticana de Pietro Mascagni, un drama amoroso con un trágico duelo de desenlace, que presentará en el Teatro Peón Contreras los días 14, 16, 18, 20 y 22 de junio y el boletaje va que vuela.