Urge plan en la pesca para combatir efectos del cambio climático: especialista

Daniel Quijano, especialista del Cinvestav Mérida, afirmó que se pierden 140 mdp por eventos naturales

Abraham Bote
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 24 de junio, 2019

Es necesario crear un plan para combatir los efectos del cambio climático en la pesca, pues no ha sido atendida de manera adecuada, ya que al aumentar los fenómenos atmosféricos, principalmente los huracanes, se deja de producir por mucho tiempo y esto afecta la actividad, indicó Daniel Quijano Quiñones, investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional, unidad Mérida.

Hasta 140 millones de pesos se dejan de comercializar en ese tiempo que deben abandonar la actividad pesquera por algún evento natural.

Roberto Vallejo Molina, director de Planeación y Cambio Climático de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), indicó que el meteoro Isidoro, que impactó el estado en 2002, representó pérdidas del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en la economía yucateca, sin embargo, advirtió que en un entorno de cambio climático, si no se hace nada, este porcentaje se podría incrementar hasta un 20 por ciento con el impacto de otro fenómeno similar, por lo que necesitamos mejorar nuestra capacidad de adaptación, prepararnos. “No podremos evitar el impacto físico, pero sí los derivados de la acción humana”.

Lo anterior fue señalado durante la mesa-panel, “Sectores Productivos”, del Foro Dimensiones del Cambio Climático en Yucatán, que se realizó este 24 de junio, organizado por la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

El cambio climático genera sequías que afectan considerablemente la ganadería, la producción de miel, cambia los ciclos de reproducción en aves, del ganado y las flores, pero también impacta en la pesca. Este es un problema social que no se atiende de la mejor manera pues los impactos no son tan visibles, consideró el investigador.

Sin embargo, el efecto directo se puede ver, agregó, en la variabilidad de los huracanes, tormentas y frentes fríos. Cuando llega un huracán, hay 80 por ciento de aumento en los fenómenos que ocasionan que las actividades pesqueras se detengan por hasta tres semanas, lo que representa alrededor de 140 millones de pesos que se dejan de comercializar en ese tiempo.

El especialista en dinámica de flotas pesqueras subrayó que no existe un plan concreto de qué va a suceder cuando la pesca sufra los efectos irreversibles por el cambio climático. El mayor riesgo, según ha detectado, está en la parte social, en la resiliencia de las poblaciones.

El 70 por ciento de la población en las comunidades depende de manera directa de la pesca, y el hecho de que cada año surjan un mayor número de eventos catastróficos ocasiona diferentes dificultades como la pérdida de infraestructura, se dañan muelles, embarcaciones, se detiene la pesca, se pierden aspectos de la actividad de la misma comunidad.

Acciones de gobierno

Por su parte, Roberto Vallejo Molina, director de Planeación y Cambio Climático de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), indicó que actualmente trabajan en una “hoja de ruta” del cambio climático que abarca tres elementos: saber cuánto es lo que emitimos de gas de efecto invernadero, cómo enfrentar los retos ante esta problemática, y lanzar algunos proyectos piloto para hacer más resiliente y sustentable el estado.

Aunque actualmente ya implementan algunas acciones para mitigar los efectos del cambio climático, como hacer que los edificios públicos sean cero emisiones y se implementan proyectos piloto con la World Wildlife Fund, falta utilizar a los ecosistemas como un seguro contra el cambio climático, para lo cual es necesario reparar los manglares, que son importantes, entre otras cosas, por proteger contra los huracanes.