Arrecian críticas contra Roma por detención de la activista Rackete

Miles de personas han donado fondos para cubrir los gastos legales de la joven

Prensa Latina y Ap
Foto: Tomada de Twitter
La Jornada Maya

Berlín, Alemania
Lunes 1 de julio, 2019

Personalidades alemanas, entre ellas el presidente de este país europeo, Frank-Walter Steinmeier, cuestionaron ayer la detención por las autoridades italianas de Carola Rackete, capitana de un barco que rescató a 42 migrantes africanos.

Italia amenazó también con confiscar el navío Sea Watch 3, por lo que Steinmeier llamó a Roma a manejar ese caso de una manera adecuada, en tanto el ministro alemán del Exterior, Heiko Maas, tuiteó que salvar vidas en el mar no puede ser criminalizado, e instó al gobierno y la justicia italianas a que aclaren el asunto relacionado con la posible confiscación del barco.

Por lo pronto, miles de personas han donado fondos para cubrir los gastos legales de Rackete. Varias celebridades de la televisión alemana convocaron a apoyarla financieramente y se recaudaron más de 300 mil euros (341 mil 400 dólares) para la madrugada de ayer.

La capitana alemana del barco con 40 migrantes a bordo fue arrestada el sábado después de embestir una embarcación de la policía fronteriza de Italia con tal de atracar sin permiso en un puerto de la pequeña isla italiana de Lampedusa, en el Mediterráneo.

Rackete, de 31 años, fue escoltada por la policía italiana. Algunos de los migrantes, mientras tanto, besaron el suelo luego de desembarcar del Sea Watch 3 en la isla al amanecer.

Los tripulantes de la organización humanitaria Sea Watch les ayudaron durante sus 17 días en el mar.

Los migrantes fueron rescatados de un bote no apto para el mar lanzado a las aguas por traficantes de personas que operan en Libia, pero el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, se negó a permitir que desembarcaran en Lampedusa hasta que otros países de la Unión Europea aceptaran recibirlos. Cinco naciones prometieron hacerlo el viernes: Finlandia, Francia, Alemania, Luxemburgo y Portugal.

El operativo de rescate humanitario terminó con drama y violencia cuando Rackete decidió que no podía esperar más para recibir un permiso para atracar dada la odisea que vivían los migrantes a bordo.

Nadie resultó herido en el desembarco forzoso, pero el costado de la embarcación de la fuerza italiana resultó dañado. Si es condenada, la capitana corre el riesgo de ser encarcelada hasta 10 años. También podría enfrentar una multa hasta de 58 mil dólares en virtud de una ley contra los barcos de rescate privados.

El partido Liga, al que pertenece Salvini, ha registrado un aumento considerable en su popularidad.