Mochileros que piden limosna y Airbnb, competencia para hoteleros

Bacalar está al 70 por ciento de ocupación hotelera

Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Domingo 28 de junio, 2019

A casi un mes del inicio de las vacaciones de verano, Bacalar está al 70 por ciento de ocupación hotelera. El sector hotelero asegura que es mucha más la cifra de ocupantes, sin embargo, las plataformas no regularizadas como Airbnb, que representan competencia desleal, están concentrando el resto del hospedaje, sumado al fenómeno de los begpackers.

Según el concentrado estadístico de la Secretaría de Turismo del estado, para la misma semana de 2018, el sur de Quintana Roo concentraba entre el 82.3 y 93.6 por ciento de ocupación hotelera, por lo que las cifras de la Asociación de Hoteles de Bacalar muestran una tendencia a la baja este año.

Una búsqueda por Airbnb arroja más de 300 alojamientos en este municipio, convertido en un destino de moda en los últimos dos años y una opción para los visitantes ante la presencia de sargazo en playas de todo el estado.

“En esta temporada se supone que nos debe ir muy bien, sin embargo ya hay más hoteles, es más competencia y baja un poco la ocupación, aunque hay para todos en Bacalar, el hecho de que no estén regulados y no paguen impuestos representa una competencia desleal y además es riesgoso en términos medioambientales porque no están regulados y no hay control”, expresó el empresario Leonardo Cárdenas, propietario de un pequeño hotel en el centro de Bacalar.

Señaló que desde hace un año sobre todo el número de personas que llegan a este lugar de todas partes del mundo y nacionales ha crecido, pero oficialmente muchos sitios no los registran, sobre todo los que tienen áreas de camping.

Asimismo, Bacalar es uno de los destinos favoritos de los begpackers, término para las personas que piden limosna para viajar o en el mejor de los casos, venden algún artículo artesanal para mantener su estancia, personajes de los que medios internacionales han dado cuenta por su presencia habitual en países asiáticos y latinoamericanos.

Ante este fenómeno de crecimiento, la Secretaría de Finanzas y Planeación ha intentado desde el pasado mes de abril regularizar a cientos de lugares ofertados como hospedaje, pero la campaña no ha sido exitosa y solo 15 personas físicas han regularizado su situación.