Explotación de pulpo sin pausa tiene al mar exhausto en Yucatán

Histórico año de pesca a la baja en el estado, asegura 'Chino' Carrillo

Graciela H. Ortiz
Fotos: Fernando Eloy
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 8 de agosto, 2019

Una de las temporadas de pesca de pulpo más pobres de los últimos años comenzó el 1 de agosto: “Iniciamos una de las más flojas que hemos tenido durante los últimos cinco años, con capturas por debajo de 50 por ciento del parámetro normal que habíamos tenido en los últimos años”, asegura el presidente de la Federación Regional de Sociedades Cooperativas de la Industria Pesquera Centro Poniente del Estado de Yucatán, José Luis Chino Carrillo Galaz.

En Yucatán existen cuatro pescas importantes: el mero, la langosta, el pulpo y el pepino de mar, la última con vacíos en la parte normativa de la regulación.

“La más antigua es la del mero, posteriormente la langosta y el pulpo. La más importante desde el punto de vista económico, en los últimos 20 años, ha sido la del pulpo, por el número de pescadores que participan, unos 15 mil sólo en Yucatán; 450 embarcaciones mayores, 5 mil embarcaciones menores y 24 plazas certificadas para Europa, que es el principal mercado a donde se va el recurso en 70 por ciento, lo que lo hace una de las pesquerías más importantes de México, ocupando un tercer lugar en producción mundial de pulpo”, agrega el también vocal financiero de la Confederación Mexicana de las Cooperativas Pesqueras.

El dirigente explica que en este momento sólo está participando entre 40 y 50 por ciento de la flota, debido a que no hay abundancia del recurso como el año pasado: “La producción baja y precios bajos traen como consecuencia la falta de rentabilidad de la actividad, lo que ha hecho que no todos estén pescando pulpo.

“Este es un año de crisis para la pesca de Yucatán, uno de los peores años históricamente que tenemos en estadísticas, y esto es debido a varios factores, uno de ellos es el climático y ambiental y el calentamiento global, pero el que más ha incidido es el de la pesca ilegal; se ha incrementado año con año; estudios con respecto a esta pesca determinan que 30 por ciento de la producción total en Yucatán, pero también a nivel nacional, se da mediante la pesca ilícita”.



La pesca furtiva tiene varios componentes; el primero, el que más impacta, es que se realiza durante la época de veda, llevada a cabo por gente sin escrúpulos, sin permisos, la realizan con artes de pesca no autorizadas como el gancho, los tabiques, el toro, etcétera; son implementos no selectivos, es decir, pueden capturar pulpos de talla no permitida, más pequeños.

El Chino Carrillo señala que evitar la pesca furtiva es una tarea de las instituciones de gobierno, en este caso de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) y también de otras entidades que deben coadyuvar; sin embargo, acota que la infraestructura de la Conapesca en estos momentos ha mermado mucho, lo que ha ocasionado la ausencia de elementos de inspección y vigilancia de la dependencia en el litoral, facilitando la pesca furtiva en la zona.

“Cuando tienes un recurso que lo aprovechas cuatro meses y medio, un buen recurso en la parte productiva, los empresarios acopian para que en época de veda, que es muy larga, puedan vender a mejores precios o puedan surtir un mercado que en ese momento va a estar carente porque no hay pesca”, explica.

“Pero como hubo pesca furtiva durante los siete meses y medio, el recurso surtió a los mercados y a precios más baratos que cuando se pesca en época de no veda, eso ha afectado de manera dramática el mercado, ya que el costo de un kilo de pulpo está 50 por ciento más barato que el año pasado, cuando se vendía a 130 pesos el kilogramo”, manifiesta.



Este jueves realizarán simultáneamente, en todos los estados con actividad pesquera y acuícola, una manifestación con el fin de demandar que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, intervenga para frenar el tremendo furtivismo y agilice la entrega de permisos de pesca y otros apoyos al sector.

“Nosotros no estamos sumados a la manifestación, porque hay cuestiones como la baja del recurso que sí tiene que ver con inspección y vigilancia, pero hay otras cuestiones que son efecto de las condiciones climáticas y del medio ambiente".

“Creemos que debemos agotar el diálogo con las autoridades para poder avanzar, creo que la responsabilidad de la inspección y vigilancia es importante, pero también los productores hemos tenido parte de culpa en este incremento del esfuerzo pesquero, ya que existen empresarios o gente que ha metido más embarcaciones que la que corresponden, por eso creo que todos tenemos una responsabilidad en este asunto”.

Considera que la solución es trabajar fuerte para fortalecer la estructura social, “en escenarios donde podamos participar como productores, tales como consejos estatales, comités, contactos con las comisiones de diputados y senadores, pero sobre todo fortalecer la cabeza del sector, que es la Conapesca, en toda su estructura desde las regiones hasta la misma estructura central”, concluyó.