Comunidades indígenas, las más castigadas por la defensa de la tierra y sus recursos

Guatemala ha quintuplicado homicidios de activistas ambientales en los últimos doce meses

EFE
Foto: Afp
La Jornada Maya

Ciudad de México
Viernes 9 de agosto, 2019

Una investigación de la Universidad de Queensland (Australia) publicada el pasado lunes por la revista Nature Sustainability, señala que entre 2002 y 2017 fueron asesinados mil 558 activistas en el mundo, cifra que ha aumentado en número y en los países donde se producen.

Las regiones que encabezan la clasificación mundial de homicidios de defensores de ambiente, la mayoría de origen indígena (40 por ciento de los asesinatos) son Centroamérica (36 por ciento) y Sudamérica (32 por ciento), según la investigación de la universidad australiana.

Alianza por la Solidaridad señala en un comunicado que los datos demuestran que en los quince años que recoge el estudio se "duplicó la cifra de crímenes, sobre todo en países con altos niveles de corrupción y un Estado de derecho débil".

Según los datos de otro informe publicado por la organización Global Witness el pasado 30 de julio, en los últimos doce meses se han quintuplicado los asesinatos de defensores del ambiente y el territorio en Guatemala, pasando de tres en 2017 a 16 en 2018, lo que convierte al país centroamericano en el más peligroso en relación a su población.

Colombia, Brasil y Filipinas son los otros países que lideran el estudio de Global Witness.

Las transnacionales y la explotación de recursos

La ong denuncia la creciente presión sobre las comunidades indígenas y recuerda que "los conflictos, casi siempre, son provocados o cuentan con la colaboración de grandes empresas transnacionales".

Señala Alianza por la Solidaridad, las personas que no son asesinadas, "acaban criminalizadas, perseguidas y acosadas" en muchos casos por los miembros de sus propias comunidades o familias.

La organización recuerda en esta fecha el caso del líder maya q’eqchí y maestro Bernardo Caal Xol, preso en Cobán (Guatemala) desde hace más de año y medio por liderar la defensa de los ríos Oxec y Cahabón en Alta Verapaz (norte del país centroamericano) de las obras de grandes hidroeléctricas.

Las obras en el cauce del Cahabón afectan a más de 29 mil q’eqchis y son realizadas por el grupo empresarial español Cobra, del grupo ACS, presidida por el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

Alianza mantiene una activa campaña para exigir la inmediata liberación de Caal Xol con la que ha recabado ya más de 13 mil firmas de apoyo. https://www.alianzaporlasolidaridad.org/noticias/pidele-al-estado-de -guatemala-que-deje-en-libertad-inmediata-bernardo-caal


Falta de aplicación de las legislaciones sobre derechos indígenas

La falta de reconocimiento de los derechos indígenas sobre la tenencia de la tierra y sus recursos y la falta de rigor en la aplicación de las legislaciones tanto nacionales como internacionales que reconocen esos derechos ha llevado al aumento de los conflictos, según la ong.

Es el caso del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas, "que ni siquiera se aplica en los países donde se ha ratificado".

Con motivo del Día Internacional de los Pueblos indígenas, la ong española exige al Gobierno español en funciones que apoye en los foros internacionales medidas que favorezcan la obligatoriedad de la defensa y máxima protección de los derechos humanos y ambientales por parte de las empresas, así como el apoyo a las personas amenazadas y criminalizadas cuyas vidas corren peligro.

Además, científicos del Panel Internacional de Cambio Climático de la ONU recomiendan en el informe presentado hoy en Ginebra, retomar prácticas agrícolas, ganaderas y silvícolas de las poblaciones indígenas tradicionales, ya que según el documento "su experiencia puede contribuir a los desafíos que presentan el cambio climático, la seguridad alimentaria, la conservación de la biodiversidad y el combate de la desertización".

Según la ONU, en el mundo hay 370 millones de personas indígenas en 90 países, que representan cinco mil culturas. Además, una lengua indígena desaparece cada dos semanas.