En octubre, llegará la primera sargacera a QRoo

El vocero de Semar indicó que cada una recolectará 80 toneladas diarias en altamar

La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Jueves 22 de agosto, 2019

La primera embarcación sargacera llegará a Chetumal en aproximadamente un mes vía terrestre, y con la ayuda de un buque nodriza será llevada a Tulum para realizar las últimas pruebas y botarla al mar Caribe, de acuerdo con José Héctor Orozco Tocaven, jefe de la Unidad de Comunicación Social de la Secretaría de Marina (Semar).

En exclusiva para La Jornada Maya, el vocero de la Semar comentó que la embarcación llegaría vía marítima; su capacidad máxima de recolección será de 20 toneladas por viaje, y que de acuerdo con el plan de combate a la macroalga, esperan recolectar 80 diarias en altamar, y durante el proceso sería lavada para ser entregada lista para su industrialización.

"Se está trabajando a todo lo que da para poder cumplir con ello; estamos en la construcción de las sargaceras y también está el proyecto de adquisición de alguna otra por ahí, pero sobre todo estamos trabajando en las que se están construyendo en Coatzacoalcos, en el astillero de Marina. Yo creo, conociendo nuestra logística, se llevaría a bordo de un buque grande", destacó.

Comentó que cada embarcación tendrá un costo de 7.5 millones de pesos; los buques tendrán capacidad para recolectar 80 toneladas en cuatro recorridos por día y están equipadas con una grúa de 50 toneladas, bandas transportadoras, sistema de recolección por secos y sistema de lavado, que permitirá encostalar el sargazo para su posterior proceso.

Medirán 15 metros de largo por 5.4 de ancho, con dos motores que darán una velocidad sin carga de 11 kilómetros por hora (seis nudos), y con carga 5.5 (3.5 nudos); navegarán a una profundidad de entre 40 y 80 centímetros; serán ensambladas en el astillero de Marina tres, en el puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, y estarán a 200 y 300 metros de la costa.

Añadió que cada barco llevará dos motores fuera de borda de 90 caballos de fuerza, una grúa de cinco toneladas de capacidad y el sistema de bandas es similar a las usadas en aeropuertos para mover equipajes que servirán para llevar el alga a una tolva o embudo; cada uno de los cuatro navíos será tripulado por cuatro elementos.

"Se van a entregar, la idea es que a partir de octubre una cada mes, que son cuatro; entonces, octubre, noviembre, diciembre y enero, ya para enero del año que viene ya tener las cuatro ya operando, y yo creo que con la experiencia del año pasado, sobre todo la de este periodo, vamos a poder ir mejorando y estar mejor preparados definitivamente para el año que viene", manifestó.

Comentó que está en proyecto la compra de una abandonada en el puerto de Ensenada, Baja California, que está en un trámite legal que tiene que seguirse y adelantó, sin confirmarlo, que al parecer hay alguna otra que "se está negociando por ahí" para el monitoreo, contención y destino final de la macroalga que afecta siete municipios de Quintana Roo.

Retiro

El secretario de Ecología y Medio Ambiente (Sema) de Quintana Roo, Alfredo Arellano Guillermo, mientras tanto, adelantó que la talofita llegó para quedarse y continuará llegando en lo que resta del año, quizá en menor proporción, aunque dependerá del clima, sobre todo de la dirección de los vientos.

"Definitivamente el sargazo seguirá llegando; las cantidades quizá disminuyan con relación al año pasado, cuando estaba llegando mucho, mucho sargazo. Habrá que esperar cómo vienen los arribos, y sobre todo el comportamiento climático del que dependen mucho no sólo las corrientes, sino los vientos. El sargazo va a seguir llegando, no sabemos las cantidades", mencionó

Dijo que hasta el mes pasado habían sido retiradas más de 50 mil toneladas de la macroalga de las costas de los nueve municipios afectados: Lázaro Cárdenas, Benito Juárez, Puerto Morelos, Solidaridad, Tulum, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar, Othón Pompeyo Blanco y Cozumel.

Adelantó que en octubre participará en el seguimiento a la Cumbre del Sargazo de julio pasado, en la isla caribeña de Guadalupe, en territorio francés donde se ampliará la discusión a temas ya de investigación científica no sólo sobre las causas y el origen, sino también sobre los usos y aprovechamientos.