Unidad y diálogo sin agresiones, llamado de Carlos Joaquín

Uso de "calumnias" es para las “minorías absurdas” que no han entendido la democracia, señala el gobernador

Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Martes 8 de octubre, 2019

Por segundo año consecutivo, un llamado a la unidad para el entendimiento, diálogo sin agresiones ni descalificaciones y discriminación y trabajo conjunto, fue el mensaje central en el pleno del Congreso del Estado del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, en el marco del 45 Aniversario de Quintana Roo, en donde reiteró como lo hizo el año pasado, que se debe dejar “para las minorías absurdas, el uso de la calumnia y el manipuleo” de quienes no han entendido la democracia.

"La unidad que necesitamos todos los quintanarroenses para poder entendernos más y mejor, a partir de la palabra y de ideas claras, sin agresiones, sin descalificaciones y sobre todo sin discriminación, cuando eso suceda estaremos más cerca de encontrar nuestro destino como el gran territorio del sur de México que un día dijo presente y que hoy se levanta con el orgullo de ser quintanarroense", sostuvo Carlos Joaquín prácticamente al concluir el discurso dictado en la sesión solemne en la XVI Legislatura.

Durante la sesión conmemorativa al 45 Aniversario de aquel 8 de octubre de 1974 en el que se declaró a Quintana Roo como estado libre y soberano, también representó la primera visita del mandatario estatal a la sede legislativa tras la toma de protesta de la XVI Legislatura, toda vez que por conflictos internos no pudo hacer entrega personal de su tercer informe de labores.

En su discurso, el jefe del Ejecutivo resaltó que en estos 45 años de vida independiente es necesario comprender que para seguir el rumbo trazado “no podemos refugiarnos en un pasado que muchas veces nos llenó de frustraciones”, por lo que es imprescindible entender que es necesario actuar en el presente con la mirada puesta en el futuro y solo así, encontrar la forma de solucionar problemas que no se pueden resolver de la noche a la mañana.

“Por eso insisto permanentemente sobre la necesidad de trabajar juntos, de hacer equipo y dialogar entre oficialismo y oposición, entre el propio gobierno y la propia oposición, porque de ninguna manera nadie puede sentirse redentor de soluciones mágicas por el simple hecho de haber ganado una elección”, reiteró en un discurso similar al que pronunció el año anterior desde este mismo pleno en el contexto del 44 Aniversario.

Reiteró que hay que entender que se debe trabajar para mejorar Quintana Roo y que ello no es solo un tema de políticos y de gobierno. "Debemos entender que los problemas se solucionan entre todos, en la búsqueda de consensos, no en el disenso porque si los beneficios son para todos, los perjuicios también", apuntó.

Carlos Joaquín volvió a decir que más allá de cualquier división, es necesario fortalecer los acuerdos y orientar el rumbo sobre los desafíos que Quintana Roo enfrentará para los próximos años.

"Queremos entender que es a través del esfuerzo común, como logramos encontrar la manera de resolver nuestros problemas comunes, así fue el sentimiento de quienes nos dieron identidad y nos llevaron a convertirnos en un estado libre y soberano. Ellos sabían muy bien que nuestra soberanía debía basarse en un conjunto de derechos sociales por los cuales estaríamos todos obligados a luchar sin diferencia de pertenencia a sectores, pero desgraciadamente esa visión republicana no fue interpretada por muchos", precisó.

Apuntó que hubo quienes no entendieron el mensaje en el que colocaba como prioridad el derecho de todos a tener una vivienda digna, la salud asegurada, la educación garantizada y un ingreso adecuado para desarrollar y edificar la vida, y no lucrar con el ejercicio de gobernar.

Indicó que la vida institucional de los quintanarroenses tiene que integrarse por algo más que normas, leyes y formas de organización, sino que debe constituirse en una cultura política, es decir, un cuerpo de creencias sustentada por valores y expresada colectivamente a través de actitudes y conductas.

El gobernador también hizo un llamado a fortalecer las instituciones y subrayó que ser protagonista significa servir y dijo, "lo tenemos que hacer con todo nuestro empeño capacidad y decencia. Tenemos que entender que se avanza en una consolidación institucional".

"Cuando hay un solo patrón para medir los valores éticos y su responsabilidad civil, cuando cada ciudadano acepte que su futuro depende de su profunda reflexión y de su exhaustivo examen de consciencia, cuando todos nos decidamos de una buena vez a entrar en la historia, asumiendo nuestras propias debilidades y nuestros propios errores", acotó.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo, indicó que Quintana Roo ha sobrellevado muchos desafíos, algunos superado con creces como el desarrollo turístico y de infraestructura, pero otros aún están rezagados.

Ratificó su compromiso y objetivo en estos seis años de gobierno de generar las condiciones para cerrar las desigualdades y todo tipo de exclusiones, principalmente en la zona maya y el sur de nuestro estado.

Resaltó que en los últimos tres años, la entidad ha recuperado dos condiciones impostergables para consolidar nuestros caminos hacia la madurez institucional: la recuperación de la libertad de pensar, de no callar y de expresarse libremente sin temer del yugo autoritario o del exilio por no pensar igual, y la segunda en devolverle la potestad a una ciudadanía valiente que quería transformarse en una sociedad abierta, lo que significa encontrarse con el propósito de vivir una vida plena en democracia.

"Estamos conscientes que no lo hemos logrado del todo, por eso no estamos conformes, por eso trabajamos todos los días en la búsqueda de mecanismos democráticos para consolidar nuestras instituciones, para acabar con la impunidad, para que cada hombre y mujer de este estado se sienta libre y que confíe en sus instituciones y que comprenda que la democracia no es sólo libertad, sino también búsqueda de la igualdad, la inclusión y el bien común", dijo.