Dependencias se coordinan para que Yucatán deje de ser primer lugar en obesidad

No vemos a la comida como un motivo para perjudicar nuestro bienestar: Ileana Fajardo

Juan Manuel Contreras
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 12 de noviembre, 2019

Hasta la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) en 2016, Yucatán figuraba en el primer lugar en obesidad, lo que derivó en el decreto de emergencia epidemiológica por ese y otros estados patológicos, como el sobrepeso y la diabetes.

Al respecto, la directora de Nutrición y Enfermedades Crónicas de la Secretaría de Salud (SSY), Ileana Fajardo Niquete, aseguró que todas las dependencias hacen lo propio a fin de erradicar esta condición y aprovechó para exhortar a la población a moderarse en el consumo de alimentos y bebidas alcohólicas en las fiestas de fin de año.

Entrevistada en la Universidad Marista, la funcionaria estatal destacó que tanto la SSY, la Secretaría de Educación (Segey), el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), realizan esfuerzos conjuntos para evitar las complicaciones que acarrean dichos males.

En el caso de la SSY, los Grupos de Ayuda Mutua (GAM) juegan un importante papel, ya que brindan atenciones grupales a personas con enfermedades crónicas en los Centros de Salud al interior del estado, lo que ha sido de gran ayuda para llevar controles rigurosos y seguimiento nutricional.

Asimismo, se colabora con la Segey para poner en marcha un programa educativo destinado al personal docente y hacer un levantamiento de las condiciones actuales de las cooperativas escolares a fin de apoyarlas para que ofrezcan mejores ambientes alimentarios, mencionó.

Fajardo Niquete añadió que la obesidad en el estado es multifactorial, ya que intervienen cuestiones ambientales, de fácil acceso a alimentos chatarra, abandono de las dietas tradicionales, sedentarismo y componentes hereditarios.

Cuestionada sobre las implicaciones de la obesidad en las fiestas de fin de año, la funcionaria llamó a la población a aprovechar los días de asueto para realizar actividades en familia y a no caer en los excesos, pues los hospitales registran mayor afluencia de gente con úlceras y problemas gástricos.

“Hay que disfrutar la comida, pero no hay que descuidar la salud. Tomemos la comida como un medio de convivencia y no como un motivo para perjudicar nuestro bienestar”, advirtió.

Además del descontrol metabólico que acarrean los excesos en la alimentación, sobre todo en esas fechas, también están los problemas gástricos, pues generalmente los hospitales “se llenan” de gente que los padece a consecuencia del exceso en consumo de alimentos y bebidas alcohólicas.