Urgen refugios de mujeres en el interior de Yucatán

Violencia de género impera en comunidades yucatecas

Abraham Bote
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 19 de noviembre, 2019

En el interior del estado, sobre todo en el sur, hacen falta refugios de mujeres para atender la violencia de género que impera en las comunidades, donde suele prevalecer una violencia extrema, pero las mujeres no tienen un lugar donde acudir para protegerse, ya que en la mayoría de los casos el agresor no es detenido o sale al día siguiente, indicó Adelaida Salas Salazar, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio en Yucatán.

Actualmente sólo hay tres refugios en Yucatán: uno del Ayuntamiento de Mérida, donde 40 por ciento de mujeres que reciben son del interior del estado; otro de la asociación civil APIS, Fundación para la Equidad, y uno provisional, donde no puedes estar más de 72 horas, del Centro de Justicia para las Mujeres del Estado, sin embargo están ubicados en la capital yucateca.

Para la activista, el gobierno del estado debe pensar en instalar refugios estatales, no hay ninguna en el interior del estado. En su opinión, debería haber al menos en Valladolid, Tizimín, Ticul, Peto y en la zona costera, donde los índices de violencia física de pescadores contra su esposas son altos. "Es un círculo vicioso que nos urge atender", indicó.

Asimismo, aseguró que la atención que se ofrece en módulos de atención contra violencia de la Secretaría de la Mujer que hay en algunos municipios son es pésima y no cuentan con gente capacitada. "No sé qué está pasando, pero creo que la Secretaría debería implementar acciones fuertes en el interior del estado que es donde se refleja más la violencia", sentenció.

Cifras

De acuerdo con Salas Salazar, antes de que entre en función esta nueva dependencia, en el 2017, tenía un registro de mil 500 violaciones; en 2018, que es cuando empezó la Secretaría de la Mujer, 500 denuncias por violación, mientras que en 2019 sólo 50, “lo cual es burdo e irrisorio cuando en un día en el estado ocurren, al menos, cinco violaciones a niñas y niños”, subrayó.

Por su parte, la titular del Instituto Municipal de la Mujer, Fabiola García Magaña, indicó que debido a que han tenido mucha demanda de violencia contra las mujeres del sur del estado, precisamente en Ticul y Peto, opinó que la Secretaría de la Mujer debería posicionar un refugio en esa zona, donde “cualquier acción afirmativa sería buena”, comentó.

En el refugio municipal, informó, se atienden a 12 mujer, de las cuales 40 por ciento son del interior del estado, y precisó que no hay un tiempo establecido para poder quedarse en el lugar, sino hasta que la mujer termine su proceso, decida salir voluntariamente o infrinja el reglamento que ponga en peligro a los otras habitantes.

En su mayoría, explicó, acuden porque están en una situación de violencia extrema al igual que sus redes personal y el lugar donde viven ya no es seguro pues representa un riesgo.

En el espacio de refugios reciben atención todos los días, con personal médico, de salud, trabajo social, atención de sicología y espacios de multigrado para que tomen clases los niños y niñas. Además, reciben un protocolo de acompañamiento legal, entre otros servicios.