post Image

El transporte: un rumbo correcto y un carril equivocado

La Jornada Maya
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán

Miércoles 1 de julio, 2020

Por fin todos los taxis de Yucatán dispondrán de GPS y botón de pánico. Uno no puede negar que eso es un avance esperado. Sin embargo, antes que una decisión de vanguardia, es una acción para ponerse al día con lo que plataformas digitales de transporte ya ofrecían desde hace tiempo.

Un poco tarde, pero esas adiciones esenciales para el transporte y la seguridad pública están llegando a un estado que crece y crece en su población y que parece multiplicar geométricamente sus extensiones urbanas. Un rumbo correcto.

Desgraciadamente ese rumbo correcto se extravía cuando entramos al tema de los moto-taxis. Un tema en el que antes que encontrar una opción viable de largo plazo, simplemente se reconoce el [i]status quo[/i], así éste no sea del todo deseable. La inclusión del moto-taxi en la legislación de transporte estatal, antes que un triunfo para los usuarios y operarios, es un triunfo para los actores grises y las agrupaciones nebulosas que “controlan” ese servicio.

Con moto-taxis que cobran entre 15 y 20 pesos por viaje, trabajando con unidades hechizas, inseguras e inestables que tienen un costo de alrededor de 70 mil pesos cada una, además de operarios que deben pagar hasta 350 pesos de renta diaria a los “pulpos” dueños de flotillas, la mesa estaba puesta para pensar en algo mejor.

La mesa y los números económicos daban para antes que hablar de moto-taxis, se hablara de micro-movilidad urbana y se pensara en mejores vehículos, con energías limpias, seguros, operando en vialidades y distancias claramente definidas, con velocidades reguladas y, especialmente, con acceso a financiamiento para quien los opera, trabaja y busca hacerse de un modesto patrimonio, antes que simplemente regularizar las cosas para quienes controlan decenas de unidades y buscan enriquecerse con este perfil del negocio del transporte. Se transita en el carril equivocado y ya se verá qué puede hacer el reglamento para tratar de enderezar las cosas. Remedio y ya.

En temas de seguridad vial pareciera que se opera con ligera prisa, pues se esperan las contribuciones de la Secretaría de Seguridad Pública y, si no llegan, pues a seguir caminando sobre concepciones generales. Buenas intenciones legislativas sin mucho soporte práctico y operativo real. Las cosas se mueven y hay que reconocerlo (tal vez hasta aplaudirlo), pero pudo haberse hecho mejor la tarea. Se siente apuro y uno espera que no sea urgencia electoral.

Sí, el rumbo es correcto: el transporte es el gran tema de Yucatán para dinamizar su economía y garantizar que siga creciendo sin cuellos de botella. Tristemente no se transita por el carril de la movilidad sustentable, sino el de atender lo que se puede, cubrir atrasos, poniendo fechas fatales y haciendo concesiones a grupos de poder, antes que pensar en lo que se necesita para construir un bienestar colectivo duradero y reactivar urgentemente la economía. Avanzamos, pero pareciera que nuestro carril no es el mejor.


[i]Mérida, Yucatán[/i]
[b][email protected][/b]


Edición: Enrique Álvarez

OPINIONES ANTERIORES

...
06 de August, 2020
Miguel Ángel Cocom Mayén
El hurto es azul (o Dispararse al pie)
Leer más
...
06 de August, 2020
La Jornada
Comunidad libanesa, de luto
Leer más
...
06 de August, 2020
Julio Hernández López
Seis años: Larrea, Río Sonora
Leer más
...
06 de August, 2020
La Jornada Maya
Contradicciones al interior de la 4T
Leer más
...
06 de August, 2020
Ariel Avilés Marín
Las tazas de pirata que tenía mi abuelo
Leer más
...
06 de August, 2020
La Jornada
Sube el oro y el Centenario cotiza a 55 mil 800 pesos
Leer más
...
06 de August, 2020
Eduardo del Buey
Farewell, My King
Leer más
...
06 de August, 2020
Normando Medina Castro
El efecto búmeran
Leer más