post Image

La ventaja del coronavirus

Margarita Robleda Moguel
Foto: Reuters
La Jornada Maya

Lunes 23 de marzo, 2020

En uno de mis libros de juegos de palabras hay una sección de ventajas: “¿La ventaja de ser alto? Es que desde lejos veo el desfile. ¿La ventaja de ser chaparrito? Es que, si me caigo, me duele menos el trancazo. ¿La ventaja de ser gordito? Es que damos unos abrazos bien sabrosos”. Y termina con un: “¿Cuál es la ventaja de ser feo, pobre y desgraciado? Es que si alguien te dice te quiero, ¡no es por interés!”
El coronavirus es una realidad y nos toca encontrarle sentido, ¿Cuál es su ventaja?

Quizá la ventaja más grande ha sido el sentido de recuperación: recuperación de nosotros mismos, sin prisas, sin estrés; de los nuestros, cercanos y lejanos; recuperación del Planeta que, sin el atropello constante del ser humano con sus carros, fabricas y aviones, vuelve a teñir su cielo de azul; los pájaros estrenan la primavera a gusto, el aire se vuelve respirable.

Conciencia de que vivimos en una aldea global: lo que le afecta a uno, nos toca a todos.

Conciencia del otro y su valor. La gente lleva comida a los hospitales para alimentar a médicos y enfermeras que están al pie del cañón. Después del encierro familiar, los padres de familia sabrán apreciar mejor la labor de los maestros. Se darán cuenta de que la educación comienza en casa, que la ausencia de ésta tiene consecuencias.

En España descubrieron que aun son comunidad: a las 8:00 de la noche salen a sus balcones a recitar y a cantar, a convivir con los vecinos que con las prisas ignoraban; a conocerlos, a redescubrirlos.

Nos dijeron que el ocio es la madre de todos los vicios, lo que callaron es que también es el tiempo y espacio para crear y recrear.

Y las redes se llenan de cantos cargados de cariños y esperanza, como el que escribió La Oreja de Van Gogh y se multiplican sus versiones.

“Volveremos a juntarnos…” “Ahora es tiempo de pensar y ser pacientes, confiar más en la gente, ayudar a los demás”. Eso en sí, es un milagro.

O reflexiones profundas como “Todo se redujo al espacio donde teniendo carros, no los puedes usar, teniendo dinero no puedes salir a gastarlo, teniendo ropa lujosa, te vistes cómoda, aunque no combine. Estas en tu casa, con lo básico, cuidando de ti y de los tuyos. ¿No te parece una gran lección de vida”?

Así como la propuesta para enfrentar el tsunami económico que se avecina que presentó el presidente Nayib Bukele de El Salvador, donde invitó a los empresarios a ser solidarios y propone que no se paguen los servicios ni las deudas los próximos tres meses, que ese dinero se divida en los siguientes pagos, qué esto le permitirá a su país sobrevivir.

De nosotros depende ser los protagonistas o los malos de la película. Los primeros hacen su parte para salvar al mundo. Los antagonistas, se quejan, juzgan y aprovechan todo en su beneficio; acaparan el papel de baño.

Además de la prevención, la mejor vacuna contra todos los virus se llama solidaridad.

La ventaja del paso del Coronavirus 2020, es que las cosas nunca más volverán a ser igual. Descubrimos cuán frágiles somos, que no necesitamos tanta cosa y que estuvimos a punto de morir no del virus, sino del pánico.

[b][email protected][/b]

Edición: Elsa Torres

OPINIONES ANTERIORES

...
04 de August, 2020
Eduardo del Buey
Managing Social Media
Leer más
...
04 de August, 2020
Editorial
España: el rey, en jaque
Leer más
...
03 de August, 2020
La Jornada Maya
El COVID-19 en las comunidades mayas
Leer más
...
03 de August, 2020
Francisco J. Rosado May
Ojalá
Leer más
...
03 de August, 2020
Ulises Carrillo Cabrera
Éducation en rouge
Leer más
...
03 de August, 2020
La Jornada Maya
Nadie quiere la verdad, todos buscan la mejor versión
Leer más
...
03 de August, 2020
Editorial
El Marro: captura y perspectivas
Leer más
...
03 de August, 2020
Cristóbal León Campos
Un mejor amanecer
Leer más