post Image

La salud de más de 500 empleados se atiende dentro de la empresa Ganso Azul

Texto y foto: Gina Fierro
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 1 de agosto, 2019

“Desde que estaba en la primaria recuerdo que me gustaba la materia de ciencias naturales, la investigación sobre el funcionamiento del cuerpo humano”, afirma Grissele Díaz Tun, actual médico de planta de la empresa de exportación Ganso Azul, en plática con [i]La Jornada Maya[/i], sobre sus primeros deseos por estudiar medicina, quien añade: la vida del médico radica en el bienestar de los demás; de este modo, su labor nunca termina.

“Un día le dije a mi papá ‘yo quiero ser enfermera’ y él me contestó que por qué mejor no era doctora, y le dije ‘porque soy mujer’, entonces él se rió y me dijo que sí lo podía hacer. Y es que yo pensaba que las mujeres se dedicaban a la enfermería y los hombres eran los médicos”.

Hoy, como el único médico en su familia, cuenta que la carrera de estos profesionales puede ser muy demandante, “implica sacrificar un tiempo de descanso”, pero también es muy gratificante.

En Ganso Azul, Grissele desarrolla labores distintas a las de un médico convencional, ya que no sólo atiende a una plantilla de más de 500 empleados, sino que es parte fundamental de los programas de orientación médica, enfocados plenamente a la prevención; es decir, los trabajadores aprenden sobre buenas prácticas, dentro y fuera de su lugar de trabajo, y eso les permite gozar de una buena salud y un entorno también saludable.

Para la realización de dichos programas, la compañía colabora con el IMSS, con el fin de que personal capacitado acuda a sus instalaciones a realizar pruebas, como estudios cervicouterinos y mamarios.

A la par, se realizan campañas internas que dan prioridad a temas como la higiene. “Durante la campaña de conjuntivitis, a los trabajadores les aplicamos gel antibacterial desde que llegan, y cuentan con información de que hay que evitar el contacto físico, no tocarse la cara ni los ojos”.

En colaboración con el área de recursos humanos, Grissele propone temas sobre los que se debe informar al personal para prevenir o combatir alguna enfermedad, “todo depende de lo que esté sucediendo en el estado, o si predomina algún padecimiento”.

En Yucatán, se atienden según la temporada del año, apunta, ya que en tiempo de calor abundan las enfermedades gastrointestinales, y en la época de frío las de vías respiratorias.

“Por el clima y la humedad que permea el ambiente, son muy comunes las alergias y sus complicaciones”.

El calor y la humedad, refiere, favorecen el desarrollo de bacterias y virus que se propagan más rápido.

[b]Los diagnósticos son tan variados como en cualquier otro consultorio[/b]

“Mi día a día son las consultas y dar seguimiento a casos de diabetes o control de embarazo, independientemente de que los empleados cuenten con seguro”.

Los más de 500 empleados de la compañía gozan del servicio médico dentro de la planta para ser atendidos de forma inmediata, si lo requieren, durante sus jornadas laborales; asimismo, cuentan con el servicio de seguridad social.

Sobre los diagnósticos, detalla que son tan variados como en cualquier otro consultorio, y pese a que la mayoría de los trabajadores opera con maquinaria para la manufactura de prendas -que podría representar un mayor riesgo de accidentes-, gran parte de sus pacientes son atendidos por enfermedades como gripes o diarreas.

Los accidentes de trabajo son menores, “a veces llegan a incrustarse una aguja, sufren alguna herida por golpearse con algún objeto, pero son incidentes mínimos”.

[b]La labor del médico nunca termina[/b]

Como egresada de la UADY, comenta que al finalizar la carrera, y como parte de sus prácticas profesionales, tomó experiencia dentro del sector público y al interior de algunas comunidades rurales del estado. “Estuve un año en el hospital T1 del IMSS y otro año en una comunidad de Izamal. Ahí te das cuenta que los recursos son limitados, desde medicamentos hasta material, y la población cada vez es mayor”.

“A veces los mismos pacientes que atiendo vienen y me dicen que en el seguro no les proporciona algún medicamento, porque hay desabasto y tienen que regresar en otra fecha o ellos lo tiene que conseguir; y a veces los estudios se retrasan porque los equipos no sirven”.

Ya sea dentro del sector público o privado, la doctora reconoce que un profesional de la medicina nunca deja de prepararse.

A sus 35 años de edad, sabe que la actualización es fundamental, “a través de cursos, y en todos los temas, sobre medicina interna, urgencias, etcétera”.

Finalmente, Grissele subraya que “no sólo se trata de atender la parte física”, y destaca la importancia del médico en temas como la tanatología, “que implica ponerte en el lugar del paciente o del familiar, ya que somos seres integrales y hay que tomar en cuenta todo”.

NOTICIAS RELACIONADAS

...
10 de Agosto del 2020
Política
Ingresos y ocupación hospitalaria disminuyen por medidas sanitarias: Vila Dosal
Leer más
...
10 de Agosto del 2020
Cultura
Difunden propuestas del concurso 'La Cuarentena' en el Museo de la Ciudad de Mérida
Leer más
...
10 de Agosto del 2020
Sociedad
Reportan 31 fallecimientos por COVID-19 este lunes en Yucatán
Leer más