Paul Antoine Matos
La Jornada Maya

Viernes 24 de julio, 2015


Han pasado cuatro años y medio desde que 117 integrantes del Sindicato de Trabajadores de la Industria Embotelladora (STIE) comenzaron una huelga en la Embotelladora Sidra Pino, dirigida por Víctor Erosa Lizarraga, por violaciones al contrato colectivo, la disminución de salarios y el incumplimiento del pago de prestaciones. Entre los obreros aún hay confusión sobre su situación laboral, a pesar de que oficialmente la huelga concluyó el año pasado.

Todos los días tres trabajadores se plantan frente a la refresquera y solicitan apoyo económico a los automovilistas que transitan por el lugar. Utilizan ese dinero para subsistir, mientras se preguntan por qué el gobernador Rolando Zapata Bello no los apoya, a pesar de que hace año y medio les ofreció ayuda.

También se cuestionan por qué el emprersario Erosa Lizarraga, quien fue denunciado penalmente por 90 trabajadores de Sidra Pino por fraude, abuso de confianza y defraudación fiscal, aparece en actos oficiales al lado del gobernador y el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, como sucedió el pasado 16 de julio, durante la presentación del desarrollo inmobiliario Vía Montejo.

La huelga de los trabajadores de Sidra Pino comenzó el 21 de enero de 2011, después de que durante varios meses sólo recibieron la mitad de su salario.

Enrique Dzul Albornoz, quien trabajó más de 40 años en la embotelladora, señaló que el argumento de Erosa Lizarraga para recortar los salarios fue “la compra de materias primas”, y prometió pagarles el resto en noviembre de 2010.

De los 117 trabajadores, 84 aceptaron que les redujeran el salario, reveló Dzul Albornoz.

Con el recorte salarial, Porfirio Pech May, quien manejaba un montacargas desde 1992, recibía 450 pesos a la semana y Dzul Albornoz sólo 330.

“Nos bailaron todo”, afirmó Pech May. Recordó que las últimas 4 mil cajas de bebidas que se elaboraron en la embotelladora fueron vendidas en la Feria de Xmatkuil, que se celebró en noviembre de 2010.

Los obreros que se mantienen en lucha afimaron que además de trabajar con medio sueldo, desapareció la caja de ahorros, que tenía más de un millón de pesos.

Explicaron que la huelga tenía como propósito que el empresario les pagara una liquidación por los años que trabajaron en la refresquera.

Los tres años siguientes los huelguistas mantuvieron la lucha, y con el paso del tiempo varios trabajadores se alejaron para buscar otro empleo.

Dzul Albornoz sostuvo que han tenido dificultades para llevar el proceso al ámbito legal, porque carecen de recursos para contratar a un abogado, y sólo Antonio Mercado Herrera, coordinador de la zona sureste del SNIE, les ha brindado asesoría.

Agregó que varios abogados se han acercado a ellos para llevar el caso, pero no los contratan por falta de recursos para pagar sus servicios. Indicó que el litigante Jorge Rivero trabajó en el caso, pero después de dos años de huelga abandonó a los trabajadores.

Sin embargo, Dzul Albornoz dijo que el representante del SNIE, Mercado Herrera, ha solicitado a los trabajadores de la refresquera que mantengan la lucha.

En 2012, la Junta de Conciliación y Arbitraje, con sede en la ciudad de México, ordenó al empresario pagar 3 millones 409 mil 340 pesos a los 92 trabajadores que exigían su liquidación. Los trabajadores afirman que no se cumplió ese mandato.

En 2014 las autoridades estatales pusieron fin a la huelga de los trabajadores de Sidra Pino, cuando el secretario del Trabajo de Yucatán, Enrique Castillo Ruiz, anunció el embargo de bienes de la refresquera y, por tanto, la conclusión del juicio laboral.

Debido al mal estado del inmueble y de la maquinaria, el valor de estos bienes no cubría el monto total de las indemnizaciones, señaló Castillo Ruiz a la prensa local en aquellos días.

Entonces los trabajadores presentaron una denuncia penal contra Erosa Lizarraga y los accionistas Gerardo Emanuel Erosa Pesquiera, hijo del propietario, y Alfredo Pesqueira Pino.

Dzul Albornoz dijo que esperan que el asesor del sindicato les informe en qué situación se encuentra el juicio para determinar las acciones que llevarán al cabo.

La denuncia penal de los trabajadores contra Erosa Lizarraga, no es la primera que enfrenta el propietario de Sidra Pino.

En 2010 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) embargó los bienes de la Siderúrgica Yucateca, también propiedad de Erosa Lizarraga, después de que los trabajadores lo acusaron de haberles reducido los salarios 50 por ciento.

En esa ocasión Erosa Lizarraga fue detenido por oponerse al embargo y por portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, obtuvo la libertad bajo caución al pagar una fianza de 10 mil pesos.

Desde que estalló la huelga en Sidra Pino, Víctor Erosa Lizarraga se alejó de la vida pública e incluso trascendió que residía en Miami. Reapareció durante la presentación del proyecto Vía Montejo, que se construirá en los terrenos donde se ubicada la Siderúrgica Yucateca.

En ese acto manifestó que sólo era “dueño del edifico que ocupa la planta” refresquera y que no tenía relación con la quiebra. Dijo que era víctima de las acusaciones de los trabajadores, a quienes señaló de haber provocado la quiebra de la empresa, “como pasó con la Cervecería Yucateca”.

Ante las declaraciones de Erosa Lizarraga, Pech May expresó que El Chacal –mote que los obreros pusieron al dueño de Sidra Pino– era quien recogía el dinero en la fábrica.

Lo que dice es mentira, “es un sinvergüenza”, manifestó Dzul Albornoz.

Al preguntarle quién era el verdadero dueño de Sidra Pino, el obrero respondió: “es él (Erosa), pero empezó a contratar prestanombres”.

En 2011, el asesor sindical Mercado Herrera manifestó a la prensa que la razón social del edificio de Sidra Pino –ubicado en la calle 72 con 63, en el centro de Mérida– está a nombre de un desconocido y no del propietario Víctor Erosa Lizarraga.

Erosa Lizarraga cedió los derechos de las marcas de Sidra Pino a su hijo, Gerardo Emanuel Erosa Pesqueira, el 28 de noviembre de 2011, según publicaron medios yucatecos. En la nota se cita el oficio número 133765, que remite a la dirección divisional de marcas, coordinación departamental de conservación de derechos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Durante la presentación del proyecto Vía Montejo, Erosa Lizarraga reveló que tiene planes para reactivar la Embotelladora Sidra Pino con inversionistas locales, nacionales y extranjeros.

En tanto, los trabajadores recorren diariamente las calles del barrio de Santiago, piden apoyo a peatones y automovilistas, frente a la fábrica donde se producía el Soldado de Chocolate y la Pino Negra, y mantienen la esperanza de que algún día les pagarán la liquidación que por ley les corresponde tras el cierre de la refresquera.


Lo más reciente

Migrantes de Afganistán, entre los que más solicitan refugio en México

Solo el mes de enero de 2023 registraron 430 peticiones: en todo 2022 la cifra fue de 498

Efe

Migrantes de Afganistán, entre los que más solicitan refugio en México


'Till: Justicia para mi hijo' invita a reflexionar sobre el racismo: Deadwyler

El filme, basado en hechos reales en los años 1950, se estrenará en México el 16 de febrero

La Jornada

'Till: Justicia para mi hijo' invita a reflexionar sobre el racismo: Deadwyler