post Image

Defensoras de los derechos femeninos buscan titularidad de la Conapred

Rosario Ruiz y Abraham Bote
La Jornada Maya

Playa del Carmen / Mérida
Viernes 26 de junio, 2020

Desde que hace unos días el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que la nueva titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) sería una mujer indígena, “porque son los pueblos que más han sido vilipendiados”, diversos colectivos han presentado sus propuestas para el cargo.

Las activistas conformaron el Frente Plural de Mujeres Indígenas por la Titularidad del Conapred, que está integrado por la Red Nacional de Abogadas Indígenas, la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas, la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas, la Red Nacional de Casas de las Mujeres Indígenas y Mujeres Colibrí Colectiva Lésbica Indígena.

El Frente Plural de Mujeres Indígenas solicita al gobierno federal “nada sobre nosotras sin nosotras. Llamamos a la participación y consenso, por ello exigimos participar con voz y voto en el proceso de elección de la nueva titular del Conapred junto con la Secretaría de Gobernación (Segob) y presidencia. Nuestra voz es importante, pero no sólo queremos ser oídas sino consideradas en la toma de decisiones”. Actualmente están en espera de iniciar el diálogo con la Segob.


También te puede interesar: [a=https://www.lajornadamaya.mx/2020-06-19/No-hay-sitio-para-simuladores-sin-afinidad-en-la-4T--AMLO]No hay sitio para simuladores sin afinidad en la 4T: AMLO[/a]


Entre las candidatas está la yucateca Fátima Gamboa Estrella, la guerrerense Martha Sánchez Néstor y la oaxaqueña Marcelina Bautista Bautista, junto a otras destacadas mujeres. [i]La Jornada Maya[/i] entrevistó a tres de las aspirantes a dirigir la Conapred, dependencia que ha estado en el ojo del huracán recientemente y encargada de un tema que ha cobrado gran relevancia: la discriminación.

[b]“Más presupuesto y atribuciones”[/b]

Martha Sánchez Néstor es una activista indígena originaria de Xochistlahuaca, Guerrero. Desde hace 26 años trabaja en diferentes organizaciones para empoderar a la mujer en la toma de decisiones. A los 14 años migró de su pueblo a Chilpancingo, en busca de empleo y educación, y a los 20 años entró al Consejo Guerrerense 500 Años de Resistencia Indígena. Es reconocida por su trabajo en la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas, desde donde lucha “desde lo local hacia lo global, en esta nación pluricultural”.

Además integra la directiva de la Coordinación Estatal Indígena y Afromexicana, es coordinadora de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México, vocal del Consejo Directivo del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, así como miembro del Consejo Ciudadano para la Promoción y Defensa de los Derechos Políticos de las Mujeres del Instituto Nacional de las Mujeres.

“Nos metieron tan adentro la inferioridad, que éramos los pobres, que no somos inteligentes y algunos decían que los indígenas no podíamos llegar más allá de nuestros pueblos, que merecemos trabajos mal pagados, pero yo siempre he dicho que podemos dejar atrás esos estereotipos”, mencionó Martha en entrevista telefónica.

Dijo que también es momento de demostrar que sí hay mujeres indígenas preparadas y con el perfil adecuado para cargos como este; “lo que siento es un honor y una responsabilidad de que me hayan propuesto, porque Conapred debe de trabajar para toda nuestra nación pluricultural, no es una dependencia sólo para indígenas, si bien somos los más excluidos ahora tenemos que hacer un rol corresponsable con la composición del país, contra la discriminación en todas sus formas”.

Destacó que la discriminación no es sólo una enfermedad social, es un proceso político y la prevención es la parte clave, “prevenir antes de erradicar y sancionar. La coyuntura con la cuarta transformación es un oportunidad pero también un desafío; por ejemplo, ahora el racismo está develado en México, ahora hay que trabajar en ello”.

Sánchez Néstor consideró que uno de los mayores retos de la Conapred es el presupuestal, pues es necesario un mayor recurso para el fortalecimiento institucional. Se requieren también reformas para fortalecer su peso, ya que sus recomendaciones no son vinculantes.

“Hay que sancionar la discriminación ya sea cuando se cometa por la ciudadanía o por los poderes del estado y eso tiene que ver con voluntad política”, manifestó.

[b]“Dependencia olvidada desde su creación”[/b]

Fátima Gamboa Estrella ha dedicado su trayectoria a la defensa de los derechos de las mujeres indígenas en Yucatán. Nacida en Mérida, en una familia indígena, desde que era estudiante se vinculó con el activismo y desde allí ha participado en asociaciones como la Red de Abogadas Indígenas de México, Equis Justicia para las Mujeres y Mujer Colibrí, Lesbianas y Bisexuales Indígenas.

Sus principales logros han sido ganar casos de mujeres indígenas que vivían violencia institucional y falta de acceso a la justicia. En el Instituto Municipal de las Mujeres inició un programa de formación en derechos para las mujeres en las comisarías de Yucatán, el cual ahora está bastante consolidado. Mientras estudiaba su maestría en la Ciudad de México se vinculó con diferentes movimientos de mujeres indígenas y ha sido representante de México en diferentes comités de derechos humanos en Naciones Unidas. Actualmente es parte de la Red de Abogadas Indígenas de México, desde donde han visibilizado la situación de las mujeres indígenas en el país.

El año pasado lograron que se emitieran recomendaciones al Estado mexicano, entre ellas fortalecer a la Conapred para erradicar el racismo y la discriminación; ahora, que ha sido mencionada entre las candidatas a dirigirla, no duda en ser crítica: “ha sido una dependencia bastante olvidada desde que se creó, ha carecido de los recursos económicos y humanos para poder atender un problema tan grande como es la discriminación”.

“La Conapred tiene un mandato mucho más amplio que el Instituto Nacional de las Mujeres o que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y menos presupuesto, esto a pesar de a diferencia de Derechos Humanos, que tiene un presupuesto enorme, también abarca a particulares, mientras que la CNDH sólo ve quejas contra autoridades; eso quiere decir que el tema de la discriminación en México todavía no ha sido tomado en serio por el Estado”, mencionó en entrevista telefónica.

Reiteró que además de presupuesto, la Conapred necesita personal y desconcentrarse para tener una unidad en cada estado; “si nos tomamos en serio el tema de discriminación no podemos tener nada más una oficina en la Ciudad de México”.

Gamboa Estrella asocia la discriminación con la pobreza: “la pobreza no viene por sí sola ni por la corrupción sino porque hay un sistema racista y discriminatorio que de alguna forma distribuye los recursos y decide quién es pobre y quién rico. Hay una sociedad machista que no ha cambiado porque no hay políticas públicas integrales para cambiar estos patrones socioculturales discriminatorios”.

[b]“Importante ampliar la agenda”[/b]

Durante 22 años Marcelina Bautista Bautista fue trabajadora del hogar y eso la motivó a luchar por la promoción y defensa de los derechos humanos y laborales de ese sector de la población. Oriunda de la mixteca alta de Oaxaca, a los 14 años migró a la Ciudad de México en busca de empleo. Actualmente dirige el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), que fundó en el año 2000.

Ha sido coordinadora regional para América Latina de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar, secretaría general de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar y participó activamente en la creación y aprobación del convenio 189 y recomendación 201 sobre trabajo decente para trabajadores y trabajadoras del hogar, de la Organización Internacional del Trabajo en 2010 y 2011 en Ginebra, Suiza.

Contactada vía telefónica, dijo sentir una enorme satisfacción de estar incluida en la lista de candidatas para dirigir la Conapred “junto con compañeras muy valiosas” y destacó que quien sea la elegida lo que debe tener es una plena convicción para desempeñar el encargo. “Hoy que el presidente propone que sea una mujer indígena creo que también es una oportunidad para estos colectivos de compañeras que trabajan desde hace muchísimos años en propuestas de leyes para los pueblos indígenas”, señaló.

El tema de la discriminación, opinó, debe ser tratado desde las escuelas y los centros humanos: “hay que empezar por aterrizar este tema que culturalmente hemos vivido y no lo hemos sabido distinguir, muy fácilmente discriminamos o somos discriminados y no nos damos cuenta porque lo hemos visto como algo muy natural. También vigilar el lenguaje que se utiliza, porque es un arma para denostar a las personas”.

“Es importante ampliar la agenda de la problemática de la discriminación a nivel nacional, atender a las poblaciones de mujeres, de trabajadores, estar cerca de la gente porque son muchas las personas que padecen desigualdad a causa de la discriminación y esta dependencia es un gran apoyo”, dijo.

Consideró que es necesario tener mayor educación y tolerancia como sociedad: “los pueblos indígenas siempre han estado en mayor desigualdad, desde como les llaman... hay que hablar de la multiculturalidad y de cómo eso nos enriquece como país para entender que cuando uno se burla de algún pueblo, de cómo habla o se viste, es como burlarse de uno mismo”.

[b]Dar voz y visibilizar quienes han sido discriminados[/b]

Amaranta Gómez Regalado es una mujer indígena muxhe, zapoteca del istmo de Tehuantepec, Oaxaca, y que sufre de una discapacidad. Un accidente le hizo perder un brazo y buscar ser titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). Su presencia, y como alguien que ha vivido en carne propia la discriminación y racismo, le daría una voz a diversos grupos en situación de vulnerabilidad que han sido marginados durante años.

Al frente de esta institución buscará erradicar esos prejuicios que se han impuesto contra la comunidades indígenas, principalmente, que son herencia de un pensamiento colonial y arcaico, y promoverá la igualdad desde una postura feminista. “Ser indígena no es sinónimo de ignorancia, tenemos mucha capacidad, inteligencia, sensibilidad, somos profesionales, tenemos trayectoria, gente que nos respalda”, manifestó.

Para la antropóloga social, estamos viviendo un momento histórico en el país con un nuevo gobierno que asume la revisión de la instituciones creadas a largo de 20 años, entre ellas, el Conapred.

Como ex integrante de la Asamblea Consultiva ha visto los problemas que acarrean estas instituciones, sobre todo lo que tiene que ver con los presupuestos.

Por lo tanto, señaló que una de sus propuestas es construir un presupuesto dinámico, y muy sectorial, seguir insistiendo en que el Estado mantenga un presupuesto para la política antidiscriminatoria, pero al mismo tiempo buscaría traer recursos del extranjero, hacer convenios con fundaciones, con la cooperación internacional, embajadas, universidades de otras países, para hacer investigación, formación, acompañamiento, entre otras cosas.

Otra deficiencia que de acuerdo con Amaranta tiene el organismo y que urge reforzar, es la centralización, las campañas son generalizadas, nacionales, por lo que es urgente que los estados y municipios se hagan responsables de generar estrategias en contra de la discriminación. Entonces, como titular, promovería que éstas crearán sus propias instancias para combatir este mal social desde sus regiones, que no todo se cargue al Conapred.

“No sólo por ser indígena, mujer Muxhe, voy a hacer una política exclusivamente indigenista, o porque soy trans Muxhe LGBTTTI, pero es la punta del iceberg de todas las poblaciones que hay que atender”, aclaró.

Edición: Ana Ordaz

NOTICIAS RELACIONADAS

...
06 de August, 2020
Sociedad
Anunciará SEP el 16 de agosto programación de educación básica por TV
Leer más
...
06 de August, 2020
Sociedad
México supera los 50 mil decesos por COVID-19
Leer más
...
06 de August, 2020
Deportes
Westphal domina y vence a los Goldeyes y Cumpton
Leer más