post Image

Tres nuevas muertes en Mérida por ingestión de alcohol adulterado

Graciela H. Ortiz
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 20 de mayo, 2020

En Yucatán 16 personas han fallecido por la ingesta de alcohol adulterado, de acuerdo con la Fiscalía General del Estado (FGE).

Ayer fue dado a conocer el deceso de tres hombres en la colonia Maya, al norte de Mérida, que junto a los cinco hombres y una mujer que ya habían perdido la vida hace unos días en la misma zona contabilizan nueve.

Hace dos semanas murieron otras siete en Acanceh por la misma razón, dando el total de fallecidos desde que inició la ley seca en Yucatán, el pasado 15 de abril.

Para el psicólogo Paulino Dzib Aguilar, quien tiene un doctorado en Problemas Sociales, las personas que se ubican en la cuarta etapa del alcoholismo son las que beben lo que cae en sus manos, aún a riesgo de sus propias vidas.

Se trata de los llamados “bebedores con adicción física”, es decir, que “necesitan tomar algo para amainar el malestar de lo que comúnmente llamamos cruda o resaca, esas personas están en alto riesgo porque ingieren cosas que pueden causarles la muerte, su cuerpo pide beber”, explica el especialista.

Detalla que existen casos extremos, “que es tal la desesperación que si no hay alcohol beben perfume, alcohol farmacéutico y hasta gasolina”.

El también director de la Clínica en Justicia Terapéutica de Yucatán (Clijutey) asegura que existe una predisposición genética, “algunas personas nunca desarrollan el alcoholismo porque nunca han tenido el alcohol a la mano, pero hay quienes no sabían que tenían una predisposición”.

Las otras tres etapas del alcoholismo son: la experimental, donde la persona prueba diferentes bebidas para ver qué se siente; los bebedores sociales, quienes toman en una fiesta o con amigos, y los bebedores con características psicológicas, quienes piensan que el alcohol los ayudará generando sentimientos de seguridad, tranquilidad, desinhibición, etcétera.

Yucatán es uno de los estados con mayor índice de alcoholismo en la franja de población por encima de los 20 años, junto a Chihuahua, Zacatecas, Coahuila y Colima, con 25.6 por ciento, muy por encima de la media nacional, de 16.4 por ciento, conforme a la última Encuesta de Salud y Nutrición (Ensanut 2018).

Pero lo realmente preocupante es que en la franja de 10 a 19 año, el porcentaje es de casi el 19 por ciento (18.9). “Desde hace unos cinco años han ingresado al alcoholismo más jóvenes y mujeres, y también en el consumo de mariguana”, advierte el psicólogo.

Explica que el alto consumo de alcohol en Yucatán se debe a una conjunción de factores, “se relaciona con lo genético y con la temperatura, aunado a las costumbres de alimentación, porque la gente come picante o alimentos ácidos como mandarina, que invita a acompañarse con bebidas alcohólicas”.

“Y hoy se suma lo que estamos viviendo como variable cuatro, que es la crisis del COVID-19 que aumenta la desesperación en algunas personas; no sólo es el encierro, sino que es también, “la pérdida del trabajo, que se hayan roto las rutinas cotidianas, las dinámicas y al no tener alternativas que las suplanten algunos optan por beber alcohol”.

[b]Un mensaje de aliento[/b]

Para el profesional es, también, importante enviar una nota de aliento, “no existe en el mundo un mejor proceso de reestructuración de los alcohólicos que Alcohólicos Anónimos (AA)”.

Pero debe tenerse en cuenta otro factor: “Estuve en un congreso en Italia donde se expusieron los datos de alcoholismo y accidentes en el mundo, y Yucatán fue uno de los lugares que había logrado los mejores resultados, por el programa de alcoholímetros, que es totalmente impopular, pero muy efectivo”.

Comenta que los anglosajones presumían una reducción de accidentes del 13 por ciento; los asiáticos 14.8 por ciento y “acá hubo un periodo en 2015, donde se redujeron hasta en 32 por ciento”.

Dzib Aguilar no concuerda con que la ley seca sea culpable de la violencia intrafamiliar, considera que “ha sido por el hacinamiento, la falta de trabajo, la ruptura de la dinámica cotidiana en la familia y ha venido a aderezar esto de la ley seca, pero no podemos decir que por ella ha aumentado;, yo no lo comparto, creo que ha sido la conjunción de otros factores”.

Edición: Enrique Álvarez

NOTICIAS RELACIONADAS

...
21 de Septiembre del 2020
Sociedad
Hospital veterinario del Centenario, a la vanguardia en el sureste: Antuña
Leer más
...
21 de Septiembre del 2020
Economía
Alerta Profeco Yucatán sobre fraude en redes sociales
Leer más
...
21 de Septiembre del 2020
Sociedad
Por suicidio de estudiante de medicina, hay focos rojos: Roberto Mendoza
Leer más