Temporada de Patos

Temporada de Patos. Y el círculo se repite

David Collado
La Jornada Maya

17 de septiembre, 2015

En teoría el ser humano tiene la capacidad de aprender de errores cometidos, evitar repetirlos en el futuro, y así madurar y crecer. Eso en un mundo ideal, ¿cierto? Pues tal parece que hay excepciones y el claro ejemplo de ello son las Chivas del Guadalajara. ¿Qué sucede con el otrora equipo más grande de México? El torneo anterior, en el que llegó a semifinales y sentó las bases de una nueva ilusión, se ve muy lejano. Vaya, no es de sorprender la irregularidad en nuestro futbol, pero ya para que el plan de trabajo en Chivas haya quedado en el olvido, y nuevamente se hayan prescindido de los servicios del Chepo de la Torre, es porque la fe en el proyecto deportivo de este equipo está completamente perdida.

Y así el círculo se repite. El carrusel de técnicos continúa y continúa. El melodrama es cíclico; un día se habla de ilusiones y promesas de títulos; al siguiente de cambios y reestructuras. En Chivas, o se traen técnicos de casa ("Chepo", Galindo, "el Güero" Real), o se apuesta por nombres con bombo y platillo (Azcargorta, Van’t Schip). Tal parece que Jorge Vergara se decidió ahora por lo segundo y el argentino Matías Almeida es el nuevo pastor del rebaño. Chivas podría cambiar y cambiar de técnicos, pero el problema real va más allá de eso.

Chivas es víctima de su terquedad y del sistema. En una liga que no ha sabido controlar el número de naturalizados, con la tradición de jugar con puros mexicanos, Chivas se está viendo en desventaja. Aferrado a su tradición un tanto incoherente (permite mexico-americanos, pero no naturalizados, quienes a final de cuentas, ante la ley serían nacionales), el Guadalajara está atado de manos. Es muy digno y destacable quererse mantener fiel a su tradición de no extranjeros, pero entonces ¿qué puede hacer Chivas para recortar distancias? Lo preocupante, si se le compara con otros años, es que hoy en día su producción en fuerzas básicas ya no es lo de antes. ¿Dónde están los años en que Chivas era la base de la selección nacional, por lo menos de las juveniles? Ya ni siquiera se puede culpar a Jorge Vergara, quien se ha mantenido al margen de las decisiones deportivas del equipo.

El mal torneo de Dorados les da a los de Verde Valle un poco de respiro, aunque ciertamente, cambiar de técnico y dejar lo demás igual no hará la diferencia. ¿Soluciones? Un par de veteranos (Omar Bravo, de lo poco rescatable) y retornar a la fórmula de los canteranos como base. En ese entonces por lo menos el club clasificaba y no estaba en riesgo de descenso, como lo está ahora.

Empezaron la Champions y la NFL, en lo que para muchos es la época más emocionante del año. Creo que el cambio al Bayer Leverkusen será benéfico para el Chicharito. La Bundesliga tiene el mismo, o aún más nivel que la Liga Española o la Premier. Llega a un equipo que está entre los cinco mejores de esa liga, que se distingue por un juego vertical y rápido. Fuera de su zona de confort, pero también alejado de técnicos que lo desprecian, Javier tiene una magnífica oportunidad de repuntar su carrera futbolística. Ya lo está haciendo tras anotar en la Champions. Qué bueno por él, porque a pesar de las críticas que se ha ganado en selección, ha sido un luchador en Europa, mostrando siempre profesionalismo, paciencia y tenacidad.

En cuanto a la NFL, la gran sorpresa fue el triunfo de los Bills de Bufalo ante Indianápolis. Esto no le quita a los Potros su papel de favoritos en la Conferencia Americana, pero demuestra que los Bills, de la mano de Rex Ryan, tienen el talento para pelearle la División Este a los Patriotas de Nueva Inglaterra. En un arranque de temporada plagado de lesiones, destacan también el triunfo de San Luis sobre Seattle y el de Atlanta ante Filadelfia.