40 mil toneladas de miel, amenazados por transgénicos

Pesticidas afectan a flora y a apicultores, sostiene Francisco Javier Rosado

Carlos Águila Arreola
Foto: Paul Antoine Matos
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Viernes 9 de diciembre, 2016

Los pueblos indígenas de México y América Latina demandaron al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto declarar a la península de Yucatán como región libre del cultivo de transgénicos, señaló Francisco Javier Rosado May, ex rector de la Universidad Intercultural Maya (UIM).

El también representante de la Asociación Indígena India advirtió que “40 mil toneladas de miel de exportación y consumo local –más de 50 por ciento se produce en Quintana Roo– estaría contaminada” porque la polinización, factor que la COP 13 promueve, se ve seriamente amenazada por el cultivo de especies genéticamente modificadas.

El catedrático e investigador de la UIM destacó que alrededor de 10 mil personas dependen de la producción de miel en Quintana Roo, la mayoría en los municipios enclavados en la zona maya: Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas.

Destacó el vínculo entre la biodiversidad y la diversidad cultural: "Son los pueblos y comunidades indígenas del planeta los que a lo largo de los siglos han cuidado y diversificado los recursos naturales, por lo que el medio ambiente debe tener prioridad en todos los gobiernos".

Señaló que actualmente hay más de 40 mil toneladas de miel que están listas para exportarse. De concretarse la solicitud de declarar a la península libre de transgénicos, el producto podría convertirse también en una marca comercial.

Destacó que en el planeta, cerca de 80 por ciento de los recursos naturales están en alrededor de 20 por ciento del territorio mundial; es decir, en las manos de comunidades pequeñas, en su mayoría indígenas.

"La diversidad biológica no es una limitante para hacer negocios, siempre y cuando sean sostenibles", puntualizó Rosado May.

Debido "al uso de pesticidas, como el glifosfato, los cultivos genéticamente modificados no sólo afectan la flora de la península de Yucatán, principal productor de miel en México, sino también a los apicultores".

Pidió que en el caso de México, se declare a la península como una región libre del cultivo de transgénicos y, agregó, que otros gobiernos del mundo deberían adoptar medidas semejantes para proteger su biodiversidad, favoreciendo la polinización.

Al panel asistieron representantes y especialistas de las islas de República Dominicana, Antigua y Barbados, y de Brasil y Venezuela, y Javier Rosado por México, quienes dieron a conocer que apoyan la propuesta del gobierno boliviano de crear un órgano subsidiario para las comunidades locales y pueblos indígenas de América Latina.