Cierre de delfinarios, 'tomado a la ligera': empresario

Generan 205 mdd al año, millones de impuestos y miles de empleos

Carlos Águila Arreola
Foto: AP / Alex Brandon
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Jueves 27 de abril, 2017

“Es inadmisible que por situaciones partidistas, intereses personales y cuestiones de votos se afecte una industria que genera 205 millones de dólares al año, paga por millones de impuestos, emplea a casi cuatro mil personas directas y casi 18 mil en el país”, dijo Rodrigo Constandse Córdova, presidente de la Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos (Amhmar), luego que la Cámara de Diputados prohibió la utilización de ballenas, delfines y manatíes en espectáculos fijos o itinerantes.

La Cámara de Diputados aprobó con 242 votos a favor y 190 en contra la reforma al cuarto párrafo del artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) en materia de mamíferos marinos, para prohibir la operación de delfinarios y la inhibición de la reproducción de especies en cautiverio en el país.

Sin embargo, se mantuvo la modificación al dictamen aceptada en la sesión pasada, que permite por única ocasión la reproducción de las hembras que actualmente existan, para que haya otra generación y que, hasta la muerte de los animales que aún no nacen, entonces ya no haya delfinarios, lo que podría ocurrir en 50 años o más.

La iniciativa impulsada por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), será turnada a la Cámara de Senadores para su aprobación definitiva.

En el marco de la presentación del quinto Festival de los Océanos, que ofrece conferencias y actividades gratuitas para la población quintanarroense, Constandse Córdova, también director general de “Delphinus”, explicó que desde que se presentó la iniciativa hubo diálogo constante con los legisladores que la impulsaron para que conocieran más sobre el tema, ya que “lo tomaron a la ligera, demostrando que su único interés fue partidista”.

Resaltó que hay mucha inconformidad porque el PVEM carece de un estudio real y sustentado, ya que “su único objetivo es la promoción política y mediática”, sostuvo.

Afectación

Por su parte, el doctor Roberto Sánchez Okrucky, director del Departamento de Bienestar Animal de “Dolphin Discovery” –la empresa con el mayor número de delfinarios del mundo, con 22–, y quien del tema sabe bastante, acusó que “lo que está buscando el Partido Verde es lo que llaman la última generación”.

Pero los animales ya están aquí y liberarlos no es opción, debido a que el 70 por ciento de los que tenemos en Quintana Roo nacieron bajo cuidado humano, y no tienen las herramientas para sobrevivir en un medio tan hostil como el medio silvestre.

“Que el experto del diputado Jesús Sesma Suárez –el promovente– me diga qué voy a hacer; él y los ignorantes de sus secuaces –en Quintana Roo son Santy Montemayor Castillo, Tyara Schleske de Ariño, Ana Patricia Peralta de la Peña, José de la Peña Ruiz de Chávez y José Carlos Toledo Medina, coordinador parlamentario del PVEM– adolecen de conocimiento y no tienen ni idea.”

El líder

En Quintana Roo hay casi 300 delfines en cautiverio en los 16 establecimientos de la entidad (“Dolphin Discovery” y “Delphinus”), y 70 por ciento nacieron con humanos. La actividad genera de dos mil 500 a tres mil empleos directos, y alrededor de 13 mil indirectos, de los que dependen 16 mil 700 familias. Los estanques estatales reciben a siete millones de visitantes cada año.

Según la Amhmar, hay 26 delfinarios en el país –operados por seis empresas–, que generan cuatro mil 500 empleos directos, y alrededor de 18 mil indirectos. Su cierre impactaría la cadena de proveeduría, pescados, fotografía, chalecos, mantenimiento de muebles, palapas, etcétera.

La derrama económica en el estado es de tres mil millones de pesos anuales nada más en Quintana Roo, que posee 70 por ciento de los delfinarios instalados en el país (un negocio de poco más de 205 millones de dólares al año en México), que pagan más de 500 millones de pesos de impuestos cada año, de acuerdo con cifras de “Dolphin Discovery”.

En México está el ocho por ciento de los delfinarios de todo el mundo, y tiene la industria de cautiverio de delfines más grande de Latinoamérica con alrededor de 450 ejemplares, de los que siete de cada 10 están en Quintana Roo.

Rodrigo Constandse, criticó la iniciativa tendiente a prohibir el uso de mamíferos marinos en espectáculos y argumentó que resultaría contraproducente para el bienestar animal de los delfines.

“Ningún partido, ningún diputado estaba a favor de la iniciativa y de repente llegan las elecciones del Estado de México y todos los priístas se voltearon y estuvieron a favor, lo que es triste para la democracia y el país.”

En seis estados de la república hay delfinarios regidos bajo la Norma Oficial Mexicana NOM-135-Semarnat-2004 para la regulación de la captura para investigación, transporte, exhibición, manejo y manutención de mamíferos marinos en cautiverio, publicada el 27 de agosto de 2004.