Paola Longoria, número uno de ocho temporadas

Cuatro jugadoras mexicanas protagonizaron las semifinales en raquetbol

Agencias
Foto tomada del Twitter @paolongoria
La Jornada Maya

Guadalajara, Jalisco
Lunes 8 de mayo, 2017

Paola Longoria cerró, como lo prometió, la octava temporada como número uno del mundo, récord para el raquetbol profesional femenil y lo hizo de manera muy especial en el torneo de grand slam que lleva su nombre.

Sin regalar ni un set en el Paola Longoria Open, la potosina superó la marca que compartía con la estadunidense Michelle Gould, quien en 1997 dejó inscrito su nombre con siete campañas perfectas. Tocó el turno para la mexicana, quien comenzó en el Tour Profesional Femenil de Racquetbol en 2008 para lograr tal proeza, y de forma significativa, en Guadalajara, en el mismo escenario donde conquistó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 2011.

Fue mi debut y el parteaguas para que conocieran mi deporte, expresó Paola con la voz quebrada por la emoción al término de la final en la cancha de cristal que tiene su nombre en la Unidad Deportiva Adolfo López Mateos, en la capital jalisciense.

La final de singles le significó a la sextuple monarca mundial, el título 82 del Tour Profesional de Raquetbol Femenil a su palmarés, en el cierre de la temporada 2016-2017, que concluyó invicta.

Ayer, la potosina de 27 años venció a Samantha Salas, a quien dejó en blanco en el primer set por 11-0 y en el segundo debió batallar contra la guanajuatense que estuvo a un punto de partido y permitió que la campeona defensora remontara para dejar el marcador 12-10.

El tercer y definitivo set fue un baile de Paola sobre Samantha, su compañera de dobles, al ganarlo 11-3.

Longoria, sin perder ningún set, se coronó en el certamen que convocó a las mejores raquetbolistas del orbe y en el que por primera vez las mexicanas se hicieron protagonistas, al instalarse cuatro en las semifinales.

"Este día me voy contenta con mi título 82 y después de romper la marca", expresó la raquetbolista luciendo una playera naranja con el número ocho rodeado de estrellas.

Destacó que tener a dos mexicanas en una final es motivo de orgullo y exhortó a los niños y jóvenes que acudieron a verla jugar a practicar el deporte que les guste, porque cuando tenía su edad soñaba con ganar y para alcanzar esas metas se requiere disciplina, entrega y motivación. Relató que tanto ella como Samantha iniciaron muy pequeñas y les costó mucho ganar. Nosotras empezamos perdiendo y otros países dominaban. Eso nos tiene aquí (que México sea potencia mundial y número uno). Es un día de alegría.

La canadiense Frederique Lambert y la mexicana Jessica Parrilla se coronaron en el torneo de dobles, al superar 15-12, 11-15 y 11-5 a las nacionales Alexandra Herrera y Montserrat Mejía.