'EL Hombre Sobre la Tierra' busca fortalecer economía local

Proyecto, financiado por Kellogg, pretende generar vida productiva en comunidades

Paul Antoine Matos
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 19 de junio, 2017

Desde hace siete años, la Fundación Kellogg apoya a la organización El hombre sobre la tierra (HST). Dicha organización trabaja en siete municipios al oriente de Yucatán, con el objetivo de que las comunidades se involucren y participen en el fortalecimiento de la economía local y generación de una vida productiva interna, expresó en entrevista el coordinador de proyectos de campo, Segismundo Lucidi.

El hombre sobre la tierra se constituyó en 1997 para colaborar con la población maya promoviendo técnicas sostenibles en el aprovechamiento de los recursos naturales e implementando la diversificación de actividades productivas.

HST recientemente recibió un financiamiento de la Fundación Kellogg para dar continuidad al trabajo iniciado en el municipio de Yaxcabá, que beneficiará a alrededor de 300 familias, localizadas en 15 comisarías.

Lucidi indicó que las estrategias de desarrollo implementadas por HST se dirigen al autoabastecimiento en alimentación, en vestimenta y en transformación de madera para garantizar que los limitados recursos económicos, a los cuales la población Maya tiene acceso, permanezcan en la región, reactivando la economía local.

La dinámica de desarrollo propicia una economía de microempresas, en la cual se van dando modestos excedentes que generan recursos valiosos e incrementan el acceso de las familias locales a productos y servicios de calidad.

“La iniciativa prevé complementar la producción de grano básico con la agroecología para garantizar el sustento de la familia,” indicó Lucidi.

Cambios socioeconómicos afectan sistema agrícola

Los cambios socioeconómicos y demográficos de esta región, aunados a los climáticos y al uso excesivo de productos agrotóxicos, han reducido la productividad del sistema agrícola de la milpa. Afectando la fertilidad del suelo y aumentando la presencia de plagas, que año con año limitan la disponibilidad de grano básico.

El proyecto prevé complementar el trabajo de la milpa con una estrategia de permacultura, abarcando el mismo espacio de cultivo y mejorando la fertilidad con estiércol, composta, humus y cultivo de leguminosas para que el suelo recupere su productividad.

Por su parte, el señor Segismundo aclaró que paulatinamente, las actividades desarrolladas van reduciendo la desnutrición infantil, con lo cual se impactará directamente en la calidad de vida de toda familia.

La diversificación de dinámicas productivas prevé la elaboración de prendas de vestir, el procesamiento de madera e iniciativas de turismo comunitario para generar ingresos con actividades productivas que no estén directamente relacionadas a las condiciones climáticas.

Segismundo Lucidi concluyó la entrevista enfatizando que una alternativa al rezago económico actual en las comunidades rurales de México, como en las del resto del mundo, yace a partir de revalorización de la economía local como respuesta valiosa a los desastres socioeconómicos provocados por la globalización de los mercados.”