Cierre por sobre-explotación usa escozor entre autoridades y turisteros

La capacidad de carga de las áreas naturales porque muchas veces está rebasada

Carlos Águila Arreola
La Jornada Maya
Foto: Twitter @HealthyReefs

Cancún, Quintana Roo
Domingo 14 de enero, 2018

De sólo mencionarlo, causa escozor entre autoridades y turisteros: el eventual cierre por sobre-explotación, luego que el turismo a Cancún se ha masificado, y en general a Quintana Roo, de algún área natural protegida. En la entidad hay 13, y prácticamente todos los sitios de recreo están bajo esa categoría.

En abril de 2016, durante la Semana Santa, la paradisíaca playa Del Amor, en las Islas Marietas, tuvo que ser cerrada porque las actividades turísticas ya causaban graves daños a los arrecifes coralinos debido a la contaminación causada por el exceso de turistas.

Actividades como el anclaje de embarcaciones, el buceo masivo y la concentración de visitantes en un solo sitio, provocan contaminación por residuos de combustibles y aceites, basura y desperdicios, aunado a la extracción de fragmentos de coral, crustáceos y moluscos por parte de los visitantes y pescadores ilegales.

La nueva coordinadora para México de la Iniciativa Arrecifes Saludables (Healthy Reefs), Mélina Soto, en entrevista con La Jornada, dio la primera voz de alarma.

“Hay que respetar la capacidad de carga de las áreas naturales porque muchas veces está rebasada”, y dijo que si los integrantes del organismo lo consideran podrían solicitarla.

Recordó que los tour-operadores turísticos dejaron de prestar el servicio de buceo y esnórquel desde noviembre de 2015 en el arrecife Limones, como una estrategia de conservación del sitio, que forma parte del Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos.

Comentó que es real la amenaza del aumento poblacional, pero también el de la demanda turística, por lo que llamó a repensar los planes de desarrollo para que sean más sostenibles y poder limitar el acceso de turistas a las zonas amenazadas porque se ha masificado el turismo y todas las áreas de Quintana Roo están sobre-explotadas.

“El aumento de la presión generada por el aumento de turismo es un riesgo para la salud del ecosistema. Necesitamos mejorar las prácticas en esas áreas marinas. Hay que respetar la capacidad de carga de las áreas naturales protegidas porque está rebasada en prácticamente todo los sitios.”

Mélina Soto refirió que en la Iniciativa Arrecifes Saludables hay un grupo interdisciplinario que incluye academia, otras organizaciones no gubernamentales y agencias de gobierno como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA).

“La composición es para generar una visión común y acciones también en conjunto, y si los socios, al momento de reunirnos, consideraran que fuera necesario solicitar el cierre de alguna área turística por afectación a los arrecifes, claro que ahí estaremos presentes y los acompañaríamos”, sostuvo la especialista.
Negación.

Al respecto, Alfredo Arellano Guillermo, secretario de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo, obviamente rechazó que los ecosistema marinos del norte del estado estuvieran siquiera amenazados, cuando como titular de la Conanp, hace apenas año y medio atrás, advertía lo contrario.

“Hay posibilidades siempre y cuando se demostrara si algún sitio en particular está teniendo este caso, y también citó el caso del arrecife Limones, pero por su condición de salud. NO es tanto porque esté en riesgo crítico de conservación, sino porque está generando biomasa; es decir, individuos para repoblar las áreas que están más afectadas.”

El funcionario señaló que dentro de las áreas protegidas se tienen las herramientas para hacerlo, fuera tendría que ser una disposición federal por ser un tema de competencia de la Federación, y desde el punto de vista de la pesca o de la actividad turística, podría ser mediante un decreto de protección.

“En estos momentos yo creo que no es necesario (reducir el arribo de turistas a las áreas naturales), aunque el estado general de la parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM) que pasa por Quintana Roo es regular, aunque hay puntos que pueden ser críticos, y lo que hay que hacer es revisar si es por un factor en particular.
Regulada.

De su lado, Carlos Marín Morales, director y fundador de la empresa Alltournative –principal turoperadora de turismo de aventura en México– dijo que el área natural de Puerto Morelos está regulada a 50 embarcaciones, y aseguró que ya no hay crecimiento en el lugar y no debe crecer más para contribuir a la mejora del arrecife.

“Veo una buena regulación y supervisión de parte de la Conanp. Creo que han hecho buena labor; no coincido en que (el arrecife de Puerto Morelos) sea el más afectado porque lo esnorqueleó cada vez que puedo.”

De hecho, los datos sobre la mala salud arrecifal portomorelense corresponden a un estudio en 319 sitios, desde Quintana Roo a Honduras, donde concluyen los mil kilómetros del SAM, por parte de la Iniciativa Arrecifes Saludables, que de hecho desconoció el turistero.

“Desconozco el estudio, aunque a lo mejor marca temas que desconozco porque lo que veo es un arrecife que hoy está muy sano, que sí está en riesgo por temas de calentamiento global, posible sobre-explotación y gente irregular y demás, pero aún estamos en buen momento para protegerlo mejor.”