'Pulsión, danza testimonial' presenta últimas funciones en La Rendija

Improvisación suele confundirse con algo despreocupado o mal hecho: González

Katia Rejón
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 24 de mayo, 2018

Si pudieras ir a cualquier parte del mundo ¿a qué lugar te gustaría viajar? ¿Tienes algún sueño onírico para compartir? ¿Cuál es un pensamiento recurrente en tu vida cotidiana? son algunas preguntas que las artistas Diana Bayardo y Paula González Rencoret realizan al público de Pulsión, danza testimonial, una obra que recoge mensajes de los asistentes para improvisar con el cuerpo a partir de técnicas somáticas.

La obra es apoyada por el Fondo Municipal de las Artes y la Música 2017. El dueto de dos mujeres que construyen mapas con el cuerpo tras un proceso de investigación, lleva varias funciones y los días 25, 26 y 27 de mayo se llevarán a cabo las últimas en el Teatro La Rendija a las 20 horas.

“Las técnicas somáticas son aquellas que relacionan el cuerpo y la mente. Activas tu corporalidad de manera consciente sobre qué pasa con la respiración y el sistema orgánico. Hacer bicicleta frente a una tele o ir a trotar platicando con un amigo, por ejemplo, no serían somáticos porque no necesariamente hay una conciencia a nivel orgánico”, explica González Rencoret en entrevista.

Advierte que la improvisación suele confundirse como algo “despreocupado” o “mal hecho”, sin embargo, la intérprete afirma que la improvisación requiere de un estado de alta escucha, de mucha sensibilidad y recepción a comandos e instrucciones, que en este caso vienen directamente del público. “Hablamos de una gama de investigación. La pieza va cambiando porque los comandos son diferentes y tu cuerpo está receptivo a interpretarlos”, agrega.

González comentó que en Mérida las propuestas de investigación que involucran al público y a la experimentación son todavía jóvenes. “El público no está acostumbrado y ha pasado que la gente lo recibe como algo muy sorpresivo”, comenta.