'Salas de Urgencia' integra al espectador en la creación escénica

"Es muy importante porque te confrontas con tu espectador real": Alfonso Cárcamo

Katia Rejón
Foto: Tomada de Facebook
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 13 de junio, 2018

Laboratorio de Creación Escénica Salas de Urgencia nace en el 2008 como parte de dos reflexiones del colectivo escénico de la Ciudad de México, Seres Comunes. La primera es que la retroalimentación que los teatreros reciben de los espectadores, si es que las reciben, es hasta después de haber ensayado, planeado, montado y acabado una puesta en escena. La segunda, que no hace falta nada más que los actores y el espectador para montar una obra de teatro.

El proyecto tiene como objetivo generar una nueva red de espectadores a partir de su involucramiento en la escena teatral en espacios íntimos o no convencionales como la sala de una casa, un estacionamiento, un bar. El público propone y da su punto de vista desde el primer hasta el último ensayo de una puesta en escena.

"Es muy importante porque te confrontas con tu espectador real. Los artistas nos clavamos en nuestro discurso pero en realidad trabajamos para el espectador. Si no hay público, la danza, el teatro y la música no suceden. Y Salas de Urgencia apuesta por eso", comenta en entrevista Alfonso Cárcamo, director artístico de Salas de Urgencia.

Estrenaron los resultados de la primera emisión en Bolivia en el 2008. En total ha tenido 18 emisiones y este año se realizará por primera vez en Mérida, Yucatán en colaboración la compañía independiente El Círculo Teatro y el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) con sesiones en junio y octubre de este año.

Esta semana comenzó la primera de 20 sesiones previas a una obra de teatro que hasta ahora lleva el nombre de "Escucha" y trata sobre la falta de comunicación entre un alumno y su maestro, pero que Cárcamo, quien es el escritor del guión, ya previó que tendrá que reescribir después del primer ensayo abierto.

El producto final será presentado el 24 de junio a las 19 horas en la Casa de la Cultura del Mayab. Irán como invitados especiales todos aquellos que participaron en las 20 sesiones de Sala de Espera además del público en general.

Entre los resultados que ha dado este sistema, Cárcamo destaca la revitalización del Teatro Sergio Magaña, ubicado en la colonia Santa María la Ribera en la Ciudad de México. "Estaba vacío siempre. Por fuera parece una iglesia adventista y la comunidad no lo conocía como un espacio propio", cuenta.

Después de 400 intervenciones en las colonias periféricas a este teatro, cuyos invitados en la Sala de Urgencia se volvieron invitados especiales a las funciones finales que se presentaron en el teatro, se convirtieron en público cautivo. Ahora, platica, la gente se para en la puerta a preguntar qué hay hoy en la noche.

"No hay un modelo como este en el mundo, al menos que yo conozca. Trabajé con unos colegas de Nueva York e intentamos llevar Salas de Urgencia a Queens pero finalmente no se logró, sin embargo, sí pudimos llevarlo a Buenos Aires", agrega.

Cárcamo destaca que este tipo de procesos abiertos al público no sólo son productivos para los creadores por la retroalimentación en tiempo real de los espectadores, sino que es una manera de formar audiencias. Por ello, aclara que si este modelo se quiere replicar en otros lados, él estaría de acuerdo.

Como parte de la beca, Alfonso Cárcamo impartirá dos talleres gratuitos en la Casa de la Cultura del Mayab del 25 al 29 de junio de 19 a 21 horas y otro más a mediados de octubre. Para inscribirse, explica, sólo es necesario escribirle a [email protected] y enviar una carta de los motivos para tomar el taller.

Los espectadores también tienen la posibilidad de saber cómo hacen los actores para aprender un texto, para llorar, experimentan los bloqueos y fallas, no sólo el resultado final.

"Estamos acostumbrados a mirarnos al ombligo y pensar que estamos en lo correcto. Nuestro espectador no es el mejor crítico de la prensa, es la señora que vende quesadillas, el contador, el administrador, la sicóloga. En las intervenciones vemos si lo que quiero decir funciona y escuchar o si tengo que cambiar toda la estructura", opina.