Se estrena documental 'Chavismo: la peste del siglo XXI'

La cinta muestra el contraste de las declaraciones de Chávez con la realidad venezolana

Katia Rejón
Foto: Ap
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 18 de junio, 2018

El documental Chavismo: la peste del siglo XXI, estrenado recientemente en plataformas digitales y gratuitas, intenta mostrar en 90 minutos de imágenes dramáticas y dolorosos testimonios el paso del ex presidente venezolano Hugo Chávez, desde el intento de golpe de estado en 1992 hasta el relevo Nicolás Maduro al frente del país socialista en el 2013.

Es dirigido y producido por el escritor y activista venezolano-mexicano Gustavo Tovar Arroyo; cuenta con entrevistas a presidentes mexicanos, escritores, funcionarios venezolanos, activistas y académicos como son Mario Vargas Llosa, Felipe González, José María Aznar, Felipe Calderón, Vicente Fox, Mitzy Capriles de Ledezma, Luis Almagro, Luis Moreno Ocampo, entre otras figuras. Los productores generales son los reconocidos cineastas y documentalistas venezolanos Jairo Blanco, Manuel Pérez Matos, Vladimir Sosnowsky y Freya Mendoza.

La cinta muestra de manera impactante el contraste de las declaraciones de Hugo Chávez, continuamente contradictorias, e imágenes de la realidad del país. Mientras se escucha la voz en off del ex presidente decir que Venezuela tiene petróleo para 200 años, muestran una toma de gasolineras cerradas con letreros donde reza la frase No hay gasolina; mientras declara que lo más importante será satisfacer la necesidad de la sociedad, aparecen los anaqueles de farmacias y supermercados vacíos.

En otras ocasiones, el discurso de Chávez es un oxímoron: "La revolución es pacífica, pero armada. No se equivoquen, burgueses". Los vídeos de las manifestaciones y represiones militares son lacerantes: jóvenes quemados vivos, mujeres atravesadas por una bala en el pecho, manifestantes baleados en la cabeza por francotiradores, y cientos de personas hurgando la basura para encontrar comida.

La primera aparición pública de Hugo Chávez ya es una alerta roja sobre sus métodos violentos, pues en 1992 conformó a un grupo de militares para armar un golpe de estado donde intentaron asesinar al presidente Carlos Andrés Pérez y a su familia, sin embargo, sus intenciones no se concretaron.

En el documental explican superficialmente las condiciones en las que se encontraba Venezuela antes de Chávez pero aseguran que el pueblo estaba desilusionado de las élites, la corrupción e incompetencia de los empresarios, medios de comunicación y cúpula política. Thays Peñalver, escritora y analista político venezolana, dice que los últimos 15 años de Venezuela siendo gobernada por civiles hubo un debilitamiento de la democracia.

Tampoco se profundiza mucho en las relaciones de Fidel Castro con Hugo Chávez, pero queda clara la influencia que el país cubano tuvo para el dictador y la cercanía que había entre estos dos presidentes. El ritmo de la película es muy bueno y, aunque habla de una situación política y social compleja, es un buen ejercicio para entender la cronología de Hugo Chávez desde que fue el carismático líder militar que llevaría paz a Venezuela, hasta convertirse en el represor que cerró cadenas de televisión, encerró a enemigos políticos, se adueñó de los cuerpos militares, comenzó el maratón de expropiaciones de todo tipo (casas, campos agrícolas, empresas, banco…) y dejó al país con la peor inflación de todo el mundo. Actualmente, Venezuela tiene una inflación de 678.60 por ciento, el segundo lugar es Angola y aún así está muy por debajo con 29.59 por ciento de inflación.

Las opiniones de los entrevistados son bastante ilustrativas y puntuales, prácticamente todos coinciden. Ana Julia Jatar, activista de derechos humanos, opina que los hombres carismáticos son los más peligrosos, los que han sido grandes dictadores del mundo, "porque la gente se conecta emocional y no racionalmente con esos personajes".

El documental logra dibujar a un Chávez contrariado consigo mismo, en algunos momentos cristiano, en otros momentos amenazando a sacerdotes, con una mezcla de ideas de Marx, de Mao Tse Tung, de Gaddafi y Simón Bolívar, de acuerdo con otro entrevistado.

También tiene momentos dolorosamente poéticos como La Tragedia de Vargas, una de los peores desastres naturales del país que acabó con decenas de miles de muertos y que, como un presagio, coincidió con la aprobación de una nueva constitución impulsada por Hugo Chávez.

Como un efecto dominó, la película muestra las consecuencias de error tras error; los fracasos del ex presidente y las pequeñas victorias de la sociedad civil sólo radicalizaron más la postura del dictador venezolano.

El documental termina con la muerte de Hugo Chávez en el 2013 y el ascenso al poder de su ex chofer y guardaespaldas, muy cercano a Fidel Castro, el actual presidente Nicolás Maduro. Así como la influencia que ha tenido este régimen, a pesar de ser la peor tragedia en la historia de todos los países latinoamericanos, en otros lugares como España con el partido Podemos.